La Habana, Domingo 26 de Mayo de 2019 01:33 pm

 ACN Hoy  Reforma Constitucional  Más que médicos                           Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

¿Acaso resurge la epidemia de los accidentes de tránsito? (+Audio)

Compartir :
Tamaño letra:

0214-accidente-santa-clara-3.jpg


Solo en 72 horas, la ocurrencia de tres accidentes de tránsito impactó por su alto saldo de víctimas, evidenció la persistencia de sus causas y puso de manifiesto el incumplimiento de la  Ley 109 Código de Seguridad Vial.
   El primero de ellos antecedió al Día del Amor y la Amistad y tuvo lugar en el kilómetro 268 de la Autopista Nacional, próximo al entronque de la carretera a Manicaragua, en Villa Clara, donde seis personas murieron cuando el chofer de un automóvil particular, marca Citroen, de  Camagüey, chocó con un camión que transportaba un contenedor.
   Apenas 24 horas después, hubo numerosos lesionados, pero sin peligro para la vida, en una contingencia acaecida en las cercanías del pueblo de Gaspar, en Ciego de Ávila.
   El hecho sucedió por la madrugada, en el kilómetro 484 de la carretera Central, en el lugar conocido por la finca La verdad, cuando un ómnibus Yutong, que cubría la ruta Santiago de Cuba-La Habana, se salió de la vía y se volcó.
   De sus 35 heridos, seis quedaron hospitalizados en los servicios de ortopedia, cirugía y sala de observación y el resto regresó a sus hogares.
   Un hombre que llevaba 34 años al timón, Wilson Aguilera Arbella, conductor del Yutong, declaró a la Agencia Cubana de Noticias que el pavimento estaba mojado y por ese motivo el carro resbaló, se salió de la carretera y al incorporarse de nuevo a la vía se volcó, “en un tramo muy peligroso, por ser más alta la carretera que en otros lugares, además de la presencia de badenes”, afirmó.
    Ese mismo jueves, un día negro para las carreteras del país, hubo otro, esta vez a plena tarde, en la curva de La Alcancía, en la bajada de la Gran Piedra, en Santiago de Cuba, que provocó heridas a personas, que en su mayoría trabajaba en función del aseguramiento del Clásico Nacional de Ruta de Ciclismo.
   En todos los casos la asistencia médica, preparada para estas y cuantas situaciones haya, llegó a tiempo con vistas a salvar vidas, en ocasiones perdidas de manera absurda y explicables por la imprudencia académica que se atribuyen conductores.
    Durante una de las sesiones de 2014 de la Comisión de Defensa Nacional  del Parlamento, sus diputados reiteraron la decisión de contribuir con su gestión personal a la reducción de los accidentes de tránsito en Cuba, donde solo en 2013 provocaron 687 muertos.
   Los legisladores insistieron en incrementar el rigor en la prevención y enfrentamiento de tales contingencias en el país, tras la presentación de un detallado informe de la Comisión Nacional de Seguridad Vial.
   En ese mismo año, hubo más de 11 mil 600 percances de ese tipo y la cifra de lesionados ascendió  a ocho mil 236, en un hecho calificado como una epidemia por el General de brigada Jesús Becerra Morciego, jefe de la Dirección Nacional de la Policía Nacional Revolucionaria.
   Las principales causas de los accidentes de tránsito en Cuba siguen siendo el irrespeto al derecho de vía, la desatención del chofer a la conducción del vehículo y el exceso de velocidad.
   Por semejantes razones, en 2016 en el país hubo 738 colisiones y 125 fallecidos, según estadísticas  del Departamento de Información y Análisis de la Dirección Nacional de Tránsito.
   En ese mismo año ocurrió una contingencia cada 48 minutos y el deceso de una persona por cada 11 horas, lo cual significó que la tasa de fallecimientos llegara a 6,87 por cada 100 mil habitantes.
   Por esa época, en la nación que tiene el 19, 8 por ciento de la población con más de 60 años, los percances en la vía se convirtieron en el primer motivo de muerte del grupo etario comprendido de 15 y 29 años de edad.
   Entonces, es imprescindible revitalizar el enfrentamiento a este flagelo por todas las vías posibles, sobre todo la divulgación de sus consecuencias, que se limitan solo a cuando ocurren.
   Un ejemplo en ese sentido, sería retomar  las campañas de información-vigilancia, dedicada a los peatones, al cinturón de seguridad, a la  revisión técnica y transportación masiva, y la de distracción en la conducción, mediante la comunicación por celular, cuando se está al volante.

 Comentario

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar