Acela y su Luz de los Milagros para la vida (+ Fotos)

 

 1123-acela.jpg

Para Acela González Guerra septiembre será nefasto y, a la vez, encantador, pues mientras la COVID-19 se ensañaba con su existencia, el nacimiento de su pequeña Luz de los Milagros trajo el elíxir de esperanza para su vida.

Tras la aparición del primer síntoma, una fiebre imprevista a inicios del noveno mes del año, las sospechas de padecer la COVID-19 fueron confirmadas mediante el examen correspondiente cuando acudió al Hospital Ginecobstétrico Ana Betancourt de Mora, de la ciudad de Camagüey.

De ahí se impuso el ingreso inmediato en el centro conocido como Centenario- aledaño a esa institución hospitalaria y donde las gestantes contagiadas recibían el seguimiento necesario-, y luego fue trasladada hacia la unidad de vigilancia obstétrica del Hospital Univesitario Manuel Ascunce Domenech, ubicado también en la capital provincial camagüeyana.

1123-acela1.jpg

Las frases de Acela son cortas y resumen la triste cronología desde la primera valoración de grave, que cambió a la de crítica al empeorar su cuadro clínico y radiológico, y necesitar de la ventilación mecánica no invasiva, sobre todo cuando permaneció en la unidad de cuidados intensivos del Manuel de Ascunce Domenech.

Exactamente 39 días transcurrieron, con tres momentos acopladas a un respirador artificial, y en cada uno de ellos presentó una mejoría, y luego un descenso hacia la complejidad, según narró la paciente.

Con 40 años de edad y las complicaciones narradas, los especialistas deciden ponerle inductores para la maduración pulmonar y realizarle el parto por cesárea, una intervención que permitió el 27 de septiembre la entrada al mundo de su hija Luz de los Milagros, quien pesó en ese instante mil 180 gramos.

1123-acela4.jpg

Por supuesto, no pensaba ponerle ese nombre, antes de ese momento no me había decidido por uno en específico, siempre pensé que la nombraría con el primero que se me ocurriese, pero su papá cuando nació dijo que la llamaríamos Luz y mi suegra le agregó de los Milagros.

Así lo narró la “guerrera”, un calificativo señalado por muchos al rememorar las dificultades enfrentadas por ella en el camino, el cual en la actualidad se torna feliz mientras disfruta de cuidar a su bebé mediante el método piel a piel, en la sala de igual nombre del Hospital Ginecobstétrico.

Un aumento del peso mucho más rápido, además de una estadía más corta en la institución son las bondades conseguidas con la aplicación del método Mamá Canguro, el cual consiste en mantener al niño o la niña en contacto con su progenitora durante el mayor tiempo posible, y solo deja de estarlo cuando esta va al baño o duerme, explicó Adrianyi Pacheco Martínez, jefe del servicio de Neonatología del Ana Betancourt de Mora.

1123-acela2.jpg

Precisamente gracias a las atenciones de los neonatólogos, Luz de los Milagros salió airosa del síndrome de dificultad respiratoria del pretérmino, por el cual requirió de la ventilación mecánica durante 10 días, incluidos dentro de las 54 jornadas que estuvo en la unidad de cuidados intensivos del mencionado servicio.

Cerca de cumplir los dos meses, la pequeña mantiene un estado de salud favorable y su madre no deja de reconocer el esfuerzo de los profesionales encargados de tal resultado, y también el de los del Manuel Ascunce Domenech por haberle salvado la vida.

Todo el tiempo duerme, solo despierta para alimentarse, refirió Acela, y recordó la emoción experimentada cuando tuvo la oportunidad de conocerla a los días de nacida.

También fue una impresión muy fuerte verla con los sueros puestos, pero gracias a Dios y a la medicina cubana estamos vivas, subrayó.

Hoy el sufrimiento se revierte en la felicidad de ser partícipe del crecimiento de su hija, a partir de esa metodología que combina su calor, ternura y la lactancia materna exclusiva, sin embargo, no deja de recomendar lo imprescindible de protegerse contra la COVID-19, especialmente a las gestantes.

1123-acela3.jpg

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar