Con alma de niña y corazón valiente joven doctora enfrenta la COVID-19 en Cienfuegos (+Fotos)

1022-doctora.jpg

Cienfuegos, 22 oct (ACN) Desde que se graduó, la joven doctora Betsy Tillet Cantero se fue con esa alma de niña y el corazón valiente a la zona roja, a enfrentar la COVID-19 en el hospital pediátrico Paquito González Cueto, de la provincia de Cienfuegos.

Esa instalación médica había sido como su casa en el último año de la carrera de Medicina, porque pasó allí un internado vertical en genética clínica, por lo cual debió rotar por todas las especialidades de la pediatría, y a la par brindar asistencia cada seis días en el cuerpo de guardia.

En declaraciones a la Agencia Cubana de Noticias, Tillet Cantero contó que el siete de julio del presente año realizó su examen estatal y culminó seis años de estudios, en medio de una situación epidemiológica muy compleja para el territorio, con altos reportes de personas positivas al virus del SARS-CoV-2.

Explicó que “ante el llamado a apoyar al personal de salud, di mi paso al frente, sin embargo no pude incorporarme de inmediato porque estaba en la zona roja, pero de otro centro donde se encontraba ingresada mi abuelita enferma de coronavirus.

“En cuanto le dieron de alta me uní a la atención de los niños en el pediátrico cienfueguero, en una nueva experiencia, porque no es igual cuando vas de estudiante y te sientes acompañada por la supervisión de los profe, al momento en el cual asumes toda la responsabilidad no solo ante el paciente, también de los padres de esos pequeños.

“Es increíble como los papás y mamás se acercan y te exponen sus preocupaciones y una debe explicar con mucha paciencia y esmero para que ese padre se sienta satisfecho.

“Atendemos al niño, lo palpamos, interrogamos, observamos su comportamiento y a la vez respondemos al padre las muchas inquietudes, dudas, sobre la conducta terapéutica, explicarle al pie de la letra sobre cómo se va a evolucionar el pequeño.

1022-doctora1.jpg

“Cada día en la guardia siento mucho miedo de contraer la COVID-19, creo que soy afortunada porque a pesar de laborar en la zona roja y que mi familia enfermó, no me he contagiado.

“Así y todo con ese temor, una sabe cuánto les hace falta a esos pacientes, y busca la mejor forma de ayudar y dar apoyo a todos esos pequeños.

“Y aunque nos dan todo lo requerido para la protección, en el hospital permaneces 24 horas en la zona roja, recibes la carga viral de varios pacientes, por ello si no cumples las normas te enfermas.

“El trabajo con niños es muy delicado y todos ellos son diferentes, hay que darle un trato especial, porque son pacientes con varios días de fiebre, se ven apagaditos, con ojos más llorosos; hay niños que ven al médico y se ponen contentos, pero a los lactantes le asustan las máscaras y las batas verdes y blancas.

“En la sala de COVID-19 lo que más me impresiona son los niños con patologías de base, como las parálisis cerebrales infantiles, aquellos con padecimientos de leucemia; esos casos me llegan mucho al corazón, son pequeños requeridos de más cuidados porque se pueden complicar y llegar a la gravedad.

“También me duele ver a los lactantes con ese virus, te digo que tuvimos uno en sala que apenas tenía siete días de nacido y ya estaba bajo los efectos de esa pandemia”.

Con tan solo 24 años, la doctora se ha crecido en estos sus primeros cuatro meses de estreno como profesional de la salud, al punto de aconsejar sobre la no exposición de los pequeños, el cumplimiento de las medidas sanitarias, aún ahora que la provincia bajó en los reportes de la enfermedad y se encamina a la apertura de sus servicios.

La joven galena indicó que cuando termine su labor en el enfrentamiento a la pandemia, comenzará a estudiar la genética clínica en la Habana, y luego de hacerse especialista regresará a Cienfuegos.

Abundó sobre la genética clínica como una de las asignaturas preferidas de su época de estudiante y una especialidad muy bonita, pues estudia las enfermedades en los niños o en diferentes campos tanto en las investigaciones de infertilidad, o mediante laboratorios.

1022-doctora2.jpg

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar