Jennifer y Marisela vuelven a respirar (+Fotos)

1018-jennifer1.jpg

Marisela respira profundo, cierra los ojos antes de hablar, pero no puede evitar las lágrimas.

Días atrás pensó que podía perder a su hija de 11 años de edad, luego de que, por accidente, un cuerpo extraño fuera a parar a su pulmón. Varias horas después de la cirugía esta madre solo puede agradecer y sentirse dichosa.

Uno de los alfileres que conformaban el diseño de la blusa de Jennifer se desprendió de la tela, para arreglarlo la pequeña colocó el objeto en su boca en el mismo instante en que su abuela le habló y el trozo de metal se deslizó por su garganta.

Para Marisela Benítez Acosta y su familia comenzaron días de incertidumbre y temores que la hicieron trasladarse desde Las Tunas hasta La Habana. En su provincia intentaron extraerle el cuerpo extraño en dos ocasiones, pero no pudieron, y remitieron a la niña para el Hospital Pediátrico Docente “William Soler”.

Al llegar a la institución le hicieron prueba de PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa) y resultó positiva a COVID-19. La espera de esta madre se prolongó, mientras veía ir y venir a los médicos discutiendo cada detalle de la complicada cirugía.

“Tenía manifestaciones ligeras de COVID-19 y lesiones inflamatorias, por lo que tuvimos que esperar a tener el resultado negativo y que se sintiera mejor, pues la manipulación podía inflamar aún más la vía aérea y comprometer el estado de salud de la paciente”, contó la doctora Dairys Blanco Gámez, jefa del servicio de Otorrinolaringología del hospital.

El siete de octubre Jennifer entró al quirófano escoltada por un grupo de especialistas en otorrinolaringología, anestesia y cirugía, quienes sacaron el trozo de metal de su organismo sin complicaciones quirúrgicas.

1018-jennifer.jpg

Sergio Fernández Martínez, otro de los otorrinolaringólogos de la institución, explicó que mediante el procedimiento de broncoscopia rígida video-asistida fue posible extraer el cuerpo extraño que se encontraba en una posición incómoda, además de estar el imperdible abierto y con las puntas hacia arriba.

“La complejidad de la cirugía radica en que se realiza en apnea, es decir, se retira la intubación, por la vía respiratoria se introduce el broncoscopio y a través de este se ventila al paciente”, dijo la también especialista en otorrinolaringología, Anais Pérez Santiesteban.

Jennifer ahora se encuentra bien de salud y regresó a casa con su familia, sin embargo, para los especialistas este no fue un caso aislado.

En los últimos años han visto aumentar la incidencia de cuerpos extraños en niños, de ahí el llamado a mantener mayor vigilancia sobre los infantes, pues los objetos pueden perforar órganos, provocarles complicaciones graves e incluso fallecer por esa causa.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar