Nilda Iglesias: la matemática y la finca El Renacer en el centro de su vida (+Fotos)

0-22-nilda-iglesias-domeq-1.jpg

La Doctora en Ciencias Pedagógicas y Licenciada en Matemática pura, Nilda Iglesias Domecq, profesora titular de la Universidad de Oriente, en Santiago de Cuba, heredó del padre y abuelos la pasión por hacer producir la tierra, aprovechar cada pedacito para alimentos, cría de animales y las plantas ornamentales.

En el 2006 llegó el duro momento de perder a su progenitor y la finca El Renacer, de una hectárea de tierra en la Carretera del Country Club, en El Caney, quedó abandonada durante todo un año.

Miró una y otra vez el estado de enyerbamiento en que estaba y pensó que a sus seres queridos que ya no estaban, no les gustaría ver ese panorama.

No podía quedarse cruzada de brazos, tenía que garantizar buena parte de la alimentación familiar y se dio a la tarea de sembrar y criar animales con métodos que disminuyeran la carga contaminante a partir del tratamiento de los residuales, sobre todo porcinos.Sin descuidar su superación profesional, buscó ayuda para capacitarse en Agroecología y Permacultura por interés personal y el deseo de trazarse nuevos retos.

Para ello implementó un sistema con una planta de biogás, secador solar y baño ecológico, y con todos en funcionamiento trató de cerrar ciclos.

Los campos dan alimentos para las personas y los animales las excretas para obtener biogás empleado en la cocción de alimentos.

Cuenta ahora con dos plantas de cúpula fija, una de siete metros cúbicos y otra de 14, mientras va en camino de montar una tercera pero de bolsa plástica, que funcionan en todos los casos con lo que antes iba para una fosa y contaminaba el medio ambiente.

Para su explotación recolectan los desechos sólidos generados de los cultivos, la cocina y el vecindario, que se beneficia con ese proyecto de diferentes formas, hasta de agua hervida cuando hay suficiente gas.

Con el secado de los residuales obtienen Biol (líquido) y Biosol (sólido), cuyo uso favorece el crecimiento de las plantas y hay menos plagas en los cultivos, ya que este es un abono “vivo”, es decir contiene bacterias y es más eficiente que el abono seco.

Con orgullo muestra el certificado de Centro de Referencia Nacional del Movimiento de Usuarios del Biogás.

Consumo familiar

Nilda enroló a un tío y un primo en la atención de la finca, que hoy tiene una amplia variedad de frutas, hortalizas, vegetales, viandas, condimentos, granos, plantas medicinales y ornamentales.

Es extensa la lista: berenjena, calabaza, espinaca, ají pimiento, remolacha, habichuela, boniato, ñame, plátano burro y fruta, aguacate, mango, ciruelas, frutabomba, albaricoque, limón, naranja agria y dulce.

Y qué decir de las usadas para sazonar las comidas como ajo porro, cebollino, perejil, oreganito, órgano francés, apio, canela y albahaca, por mencionar algunas.

El gusto por las plantas ornamentales es apreciado por quienes llegan a su hogar con orquídeas, platicerio, bromelias, jazmín, violeta, begonias y otras especies.

La razón de ser de la finca El Renacer es el abastecimiento familiar, que se complementa con la cría de cerdos, ahora con una reproductora con 12 crías.

Su familia vive en armonía con la naturaleza, no hay espacio sin cultivar, beneficiado con fertilizantes orgánicos.

Todos ayudan en su atención, pues Nilda no ha dejado de superarse en medio de la pandemia por la COVID-19.

En las noches es sagrado el juego de dominó, es el momento de esparcimiento, de compartir la familia, de hacer el resumen del día y trazar las metas del siguiente.

Así es esta amante de la matemática desde pequeña, por eso su maestra le vaticinó que sería profesora de esa materia la cual -dice- escogería de nuevo si volviera a nacer.

Tiene ella muchas habilidades para esa ciencia, su pensamiento tiene una lógica y le gusta razonar para tomar las mejores decisiones, según confesó.

Emprendedora, osada y excelente cocinera, esta última virtud herencia también de la abuela paterna, lleva las matemáticas a la tierra que hace producir con amor y dedicación.

Como bien señaló, hay que hacer cálculos de cantidad de abono en los canteros por metro cuadrado de tierra, hay que diseñar los espacios, en fin, que la matemática está presente en todos los momentos de su vida.

0-22-nilda-iglesias-domeq-2.jpg

0-22-nilda-iglesias-domeq-3.jpg

0-22-nilda-iglesias-domeq-4.jpg

0-22-nilda-iglesias-domeq-5.jpg

0-22-nilda-iglesias-domeq-6.jpg

0-22-nilda-iglesias-domeq-7.jpg

0-22-nilda-iglesias-domeq-8.jpg

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar