Odey Martínez Llanes, el encantador de aves (+ Fotos)

 

0907-odey.jpg

Hasta la Loma de Cunagua, en el municipio de Bolivia, llevó a un amigo para satisfacer su curiosidad de ver un tocororo, sin embargo, Odey Martínez Llanes, especialista de la Empresa para la Protección de la Flora y la Fauna de Ciego de Ávila, asegura que pudo evitarse el largo viaje, pues estos ejemplares estaban más cerca de lo que imaginaba.

El ave nacional cubana está entre las 99 especies que Odey ha identificado en el área del Parque Humedal Grande, del municipio de Morón, al evaluar las potencialidades de la avifauna en ese entorno.

Con años de experiencia en la observación de aves, que le permiten distinguir los sonidos y advertirlas con facilidad en la espesura de los montes, el biólogo señala que, sin lugar a dudas, estos son los vertebrados terrestres más vistosos y carismáticos, no solo por su colorido, sino también por su tamaño y conducta.

Sorprende su capacidad para atraerlas mediante la imitación de sonidos y el empleo de una bocina que registra diversos cantos. Así “encanta” a las aves para confirmar su presencia y estudiarlas.

“En el Parque, explica, hay 18 taxas endémicas (10 endémicas y ocho subespecies endémicas, aclara) incluidas la cartacuba, el tocororo, el carpintero verde, totí, solibio, carpintero jabao y el arriero, además, es frecuente avistar bijiritas, que son especies migratorias.

Muchas personas tienen especial interés por el tocororo, que sólo han visto en libros, y aquí podrán observarlo, expresa emocionado.

La grulla cubana, especie en peligro de extinción, difícil de observar porque vive en lugares poco accesibles, fue uno de los descubrimientos de Odey en el Parque Humedal Grande, donde asevera se encuentra la segunda población más importante identificada en el país, después de la existente en la Isla de la Juventud.

Conservarla allí requiere de un adecuado manejo, como “la realización de quemas controladas para que al día siguiente acuda a ese sitio en busca de animales muertos que facilitan su alimentación”, argumenta y narra que han avistado tres ejemplares en un lugar e igual cantidad en otro, los cuales se encuentran en la etapa reproductiva.

0907-odey2.jpg

Mientras recorre algunos senderos del Parque Humedal Grande, en busca del carpintero jabao, el observador de aves comenta sobre el trabajo que se realiza con los niños para sensibilizarlos con el cuidado de las diferentes especies, para lo cual emplean técnicas de interpretación que facilitan la comprensión, mediante un lenguaje ameno y acorde a sus edades.

“La tenencia de aves en cautiverio responde también a un problema cultural, por tanto, hay que educar fundamentalmente a las nuevas generaciones para ir modificando los hábitos, subraya.

Consciente de los problemas que acarrea la cacería de especies con valor estético y el comercio ilegal (fundamentalmente de cotorras, azulejos, azulejones, mariposas, degollados, tomeguines del pinar y de la tierra, cabreros y negritos), resalta la necesidad de observar las aves en su medio natural para no afectar otros procesos naturales y respetar las leyes nacionales destinadas a su protección.

0907-odey3.jpg

Las especies más depredadas, casi todas son granívoras y contribuyen a la reforestación, al esparcir semillas por los bosques mientras se alimentan, en tanto otras, como los cernícalos, se sustentan de insectos que pueden constituir plagas para algunas plantaciones, argumenta.

Incansable educador, Odey ejemplifica como la identificación y el conocimiento sobre la avifauna permite, además, su protección en situaciones excepcionales:

“Por ejemplo, en un lugar donde haya zunzunes, al día siguiente del azote de un huracán tendremos que poner alimentadores (comederos) para garantizar su sustento y, por ende, la preservación de la especie”.

En sus 11 hectáreas, el Parque Humedal Grande presentará la avifauna como uno de los principales atractivos para nacionales y foráneos, por tanto, se prevé el diseño de un producto turístico destinado a la observación de aves, opción muy demandada por canadienses, estadounidenses y británicos.

Mientras, para los nacionales será la oportunidad de apreciar especies como el tocororo y repensar sobre la pertinencia de mantener las aves en su ambiente natural.

0907-odey1.jpg

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar