La doctora Yamilet y los recuerdos de Catar ante la COVID

Colaboradores cubanos de la salud en Catar


Difícil y gratificante fue para la joven doctora Yamilet Gómez Guerra su primera colaboración internacionalista en Catar, en medio de la COVID-19, y donde recibió la satisfacción de los pacientes de ese país del Medio Oriente, situado en la península arábiga, al tratarlos con los procedimientos cubanos.

La galena camagüeyana integró la segunda brigada Henry Reeve enviada por Cuba a esa nación para el enfrentamiento a la pandemia, y trabajó los primeros tres meses y medio en un centro similar a un policlínico y luego pasó al Cuban Hospital, para adultos, destinado completamente a casos del nuevo coronavirus SARS-Cov-2.

Fue una experiencia llena de desafíos en cuanto a estar lejos de la familia, los amigos y de Camagüey, y en una situación compleja y nueva debido al tipo de enfermedad, pero desde que supieron de la misión en su casa todos la apoyaron al reconocer, asimismo, que estaría cumpliendo su deber.

Al comienzo tuvo que lidiar con el idioma, enfatizó, pues la mayoría de la población de Catar habla árabe y la lengua extranjera que la doctora mejor domina es el inglés, de ahí que necesitó emplear diversas maneras para comunicarse con los pacientes.

Lea más:

En esas faenas fueron muy útiles los conocimientos adquiridos en la Universidad Médica Carlos J. Finlay, de Camagüey, sobre la cultura y la ética musulmana, a la vez que estudió por su cuenta detalles de la situación geográfica de Catar, las características y la idiosincrasia de sus habitantes.

El equipo de trabajo en el hospital cubano de la ciudad árabe lo integran oftalmólogos, gastroenterólogos, cirujanos y especialistas en Medicina General Integral, y utilizan medios digitalizados, protocolos y medicamentos muy distintos a los implementados en Cuba.

Siempre está el riesgo para la vida, comentó, inherente a la enfermedad contagiosa, y más si se tiene en cuenta que aquel lugar reportaba más de 800 casos por día, pero dijo sentir satisfacción cuando las personas salían recuperadas.

Incómodo calificó el hecho de no poder mirar a los ojos de los pacientes, principalmente hombres, debido a la propia cultura de ellos, y las doctoras eran las que atendían a las mujeres, pues estas sí podían mirarle el rostro, relató la joven.

En el transcurso del tiempo, los pacientes solicitaban los servicios de los cubanos, al reconocer la efectividad de sus prácticas, entre las cuales figura el examen más exhaustivo y cercano, además de conversar para saber de su estado de ánimo, más allá de la situación derivada del padecimiento.

A pesar de no ver sus caras debido a los atuendos, medios de protección, y lo poco expresivos que son los cataríes, la gratifica sentir que salían complacidos por la atención, tanto de ella como del resto del personal, que hacía posible el tratamiento y salvarles la vida ante el peligroso patógeno.

Cada día con una estricta rutina laboral, y tras concluir su jornada, una vez en su lugar de hospedaje se comunicaba a diario, al menos unos minutos, con sus padres en Camagüey para que supieran de ella.

Para Yamilet, la de Catar fue una maravillosa experiencia, la primera que realizó fuera de Cuba en sus apenas 30 años de edad, y en la que vivió situaciones distintas a las trabajadas anteriormente, y que le exigió actuar según cada diagnóstico y síntomas de los contagiados.

La estancia en la región de la península arábiga, donde hoy brindan servicios 60 profesionales camagüeyanos, le aportó desde el punto de vista profesional y humano a los saberes acumulados en el Policlínico Docente Este, al cual pertenece en la capital de la provincia centro oriental cubana.

Hoy familiares y pacientes agramontinos sienten el orgullo de tener cerca a una joven doctora que enfrentó la COVID-19 en Qatar, como parte del programa de colaboración cédica cubana que en la actualidad está presente en 66 países del mundo con brigadas permanentes y otras del Contingente Internacional Henry Reeve, especializado en situaciones de desastres y graves epidemias.

Comentarios   

0 #1 Anaivys bebert bueno 12-06-2021 20:25
Orgullo sentimos los camagueyanos y compañeros de trabajo y de estudios de nuestra doctora yamilet. Dios la vendiga
Citar

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar