Tres lustros de entrega a los libros

Subdirectora General de la Biblioteca Provincial Elvira Cape

Contar con apenas 34 años no fue un impedimento para que Yuliet Díaz Iglesias, hace tres meses, asumiera el puesto de Subdirectora General de la Biblioteca Provincial Elvira Cape, de Santiago de Cuba.

Una jovial sonrisa delata la satisfacción que le produce el desempeño de su nueva labor en el centro, resultado de 15 años de entrega a los libros, según asegura.

La “Elvira Cape” abrió sus puertas a Yuliet recién graduada como Técnica en Bibliotecología y técnicas documentarias. En condición de adiestrada, rotó por todas las áreas de la biblioteca, perfeccionando sus habilidades como bibliotecaria al aprender de los más antiguos especialistas.

Lea más:

Vuelve a sonreír, esta vez con los ojos, al narrar su paso por el Departamento de Fondos Raros y Valiosos, el Área Infantil-Juvenil y las salas para personas con discapacidad y de Arte, momentos que describe como una experiencia sin igual.

Tras unos años de superación y trabajo constantes asciende a Subdirectora del Departamento de Procesos del Servicio Interno, donde profundiza en la selección y clasificación de los documentos y se hacen las fichas que van a los catálogos. Ahí se encuentra también el departamento de Selección y Adquisición, por donde pasan los libros y se clasifican.

Más tarde se desempeñó como subdirectora del departamento de Procesos Técnicos, donde participó en todas las etapas de preparación de los títulos antes de colocarlos en la sala correspondiente. Esta también resultó una ocasión única para adquirir nuevas experiencias.

Hace solo tres meses, Yuliet Díaz Iglesias se convirtió en la Subdirectora de la santiaguera Biblioteca Provincial. Según comenta, resulta un desafío que incluye un poco de tensión, pues se trata nada más y nada menos que de la “Elvira Cape”.

Aunque se trata de un reto, expresa, sé que cuento con el apoyo y el paradigma de muchas mujeres experimentadas. Una de ellas es Olegma Yurell Fajardo, directora de la institución, quien fue mi tutora cuando entré como adiestrada. Con su guía no me siento desprotegida.

Confía en que esta nueva aventura será también enriquecedora, pues tiene el asesoramiento y la experiencia de sus compañeras de trabajo y mantiene, además, vivo espíritu para seguir adquiriendo conocimientos.

La joven y sonriente Yuliet, llena de expectativas, espera que pronto vuelvan a abrir las puertas de la biblioteca al público pues, por encima de todo, es su razón de ser.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar