banner_olimpico_wide.png

La contribución del campesino Raúl Alomá Díaz (+Fotos)

Campesino  Raul Alomá Díaz

Cienfuegos, 17 mar (ACN) El comedor de la comunidad La Esperanza, donde elaboran los alimentos para las personas acogidas al Sistema de Ayuda Familiar, tiene garantía en la finca de Raul Alomá Díaz, productor de la cooperativa de créditos y servicios Manuel Ascunce Domenech en la provincia de Cienfuegos.

Alomá Díaz declaró a la Agencia Cubana de Noticias que aunque tiene compromiso con la entrega de productos del agro, cumple con este, y además envia de forma extra y gratuita un quintal de viandas ya sea yuca o boniato, y de hortalizas para esas personas en su mayoría vulnerables.

Agregó que también tributa con productos frescos de sus cosechas, como calabaza, tomate, plátano, entre otros, a la placita o agromercado del barrio ubicado en la periferia de la ciudad de Cienfuegos.

El comedor de la comunidad La Esperanza, donde elaboran los alimentos para las personas acogidas al Sistema de Ayuda Familiar, tiene garantía en la finca de Raul Alomá Díaz

El área con casi una caballería de tierra llana y de suelos fértiles, tiene otras bondades como disponer de agua para riego por gravedad.

También le favorece el uso de técnicas agroecológicas, como la siembra de cultivos intercalados de calabaza y boniato, o calabaza y yuca.

Mientras rotura la tierra al paso de la yunta de bueyes, conformadas por los fornidos ejemplares Jardinero y Pisa flores, Alomá Díaz explica que una vez liberada la cosecha de boniato plantará yuca, para lograr una siembra escalonada y disponer todo el año de ese tubérculo.

La finca por eso, no posee área vacía, lo cual aporta a los rendimientos altos de este campesino.

El uso de materia orgánica, y cal como repelente le propicia mantener alejada las plagas, y lograr plantaciones vigorosas.

El comedor de la comunidad La Esperanza, donde elaboran los alimentos para las personas acogidas al Sistema de Ayuda Familiar, tiene garantía en la finca de Raul Alomá Díaz

Por otra parte, de la calidad de los renglones agrícolas dan fe no solo los vecinos de la comunidad que consumen a diario los productos extraidos de la finca, sino los propios campesinos de zonas vecinas, quienes vienen en busca de la simiente para poblar sus granjas.

Además de su hijo y hermano, en la finca reciben el apoyo y la sapiencia de Rafael González Serra, un agricultor de 80 años que no ha podido despegarse del surco toda la vida.

"Hay tareas que no se pueden sustituir por nada en el campo, como la guataquea, y mientras podamos dar apoyo a una labor tan importante pueden contar conmigo", aseguró.

El octogenario afirmó que su amor por la tierra no termina y el campesino de verdad siempre echa "pa lante".

 

 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar