All for Joomla The Word of Web Design

Yaneisy Conde Marrero: Soy y seré siempre ganadera (+Fotos)

0-08-yaneisy-2.jpg

Cuando Yaneisy Conde Marrero se sacudió la vestimenta de citadina y se llevó en su mochila los saberes de contabilidad y finanzas para hacer vida matrimonial con el joven ganadero Karel Fragoso, lejos estaba de saber, que de números, le asistirían en lo adelante solo los recuerdos.

Veinte años después recuerda con una pícara sonrisa aquel momento y de su verbo escapa un sincero: “NO me arrepiento”, mientras sus manos siguen revolviendo la papilla que alista para los terneros.

La finca ganadera me ha regalado una vida que desconocía y me ha hecho mucho mejor ser humano en todos los sentidos, dice casi en susurros.

Refirió que al llegar, el escenario entre vacas, toros y caballos le atormentaba algo, pero ahora todo es diferente, porque el ajetreo matiza su cotidianidad en la finca Botón de Oro, en las proximidades de Vega Grande, en predios de la Empresa Pecuaria Managuaco, en el municipio de Sancti Spíritus.

El cambio cuesta trabajo y es innegable –aseveró- pero comencé a enamorarme junto a Karel de tal manera de este mundo que todo me parece muy fácil.

Detiene el verbo. Desde el cunero, los pequeños animales reclaman su presencia anunciándole que es la hora del desayuno, una papilla hecha a base de cereales, ideal para la cría artificial de terneros.

Esta es la labor ganadera que me atrapa, por la cuota extra de ternura que exige, y ese cariño y dedicación ellos te lo devuelven día a día. Con tu cercanía y presencia se sienten protegidos y su desarrollo se hace más seguro, reveló, mientras llena los depósitos de la comida.

La ganadería NO es cosa de un día, es cuestión de muchas noches de desvelos y de madrugadas complicadas que te ayudan a vestirte con las armas necesarias para que el trabajo rinda cuanto esperas, expresó con la seguridad de estar aprendiendo bien.

Yaneisy cursa con su esposo la carrera de Medicina Veterinaria, estudios detenidos momentáneamente por urgencias de la finca, pero venció acciones de superación y se hizo inseminadora.

Tarea compleja, subrayó, porque en tus manos está el futuro del desarrollo de la reproducción del rebaño y el progreso de la actividad ganadera en “Botón de Oro”, aunque me alisto para donde me necesiten.

Para la joven ganadera, cada jornada resulta un chorro de saberes, “sobre todo cuando trabajas con el corazón”.

Precisó que puede escuchar mugir a una vaca, a una novilla o un ternero, desde la cama o la cocina, y saber si las cosas en los cuartones y los cuneros andan bien o mal.

Ello lo da la dedicación, la entrega y el cómo estableces la relación de empatía con los animales, manifestó, porque verlos crecer, desarrollarse y producir te regala una sensación indescriptible.

Vivirlo -sentenció- es la única manera de saberlo; y NO es mérito de uno solo: a Karel, con su paciencia y amor por la ganadería, le debo ser hoy una ganadera dispuesta a hacer cuanto se precise para que esta labor se llene de logros.

En este ajetreo los descansos son escasos y nuestra fórmula apunta a compartir cada proyecto, cada trabajo, ayudarnos, y también darles la mano a otros ganaderos, refirió.

Y entonces habla de los talleres a pie de cuartón, donde varios productores se reúnen en una finca necesitada, comparten experiencias, recursos y sabidurías y sudan juntos en la conformación del eslabón primario de la base alimentaria, vital hoy en la ganadería.

Manejar junto a Karel conocimientos de la ciencia, nos abre mejor las sendas del progreso, que siempre compartimos, aseveró.

Veinte años después de aquella decisión de irme de la ciudad, con mis saberes de contabilidad y finanzas, a una finca agropecuaria, son tiempo suficiente para ratificar que no me equivoqué, apuntó.

“Soy y seré siempre ganadera”, afirmo con certeza en la despedida.

0-08-yaneisy-3.jpg

0-08-yaneisy-4.jpg

0-08-yaneisy-5.jpg

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar