Amar la medicina para combatir mejor la COVID-19 (+ Fotos)

 

2202-ROSTRO2.jpg

La llegada de la COVID-19 al planeta Tierra marcó un antes y un después en la historia de la humanidad al romper con la aparente tranquilidad del quehacer cotidiano y transformar la vida de seres humanos que con su labor se erigen como guerrilleros en primera línea de combate frente a la enfermedad.

En Cuba muchos son los hombres y mujeres que durante más de 11 meses mantienen una férrea lucha contra el virus SARS CoV-2, con el propósito de ganarle la partida a la mortal pandemia con un jaque mate que salve vidas; y entre esos luchadores, jóvenes como la doctora Evelyn Yanet González Batista, evidencian la entrega a la profesión.

"Cuando en la provincia de Matanzas habilitaron centros de aislamiento para atender pacientes positivos o sospechosos a la COVID-19, supe que mi labor haría falta y con total disposición tuve mi primera participación en estos sitios pese a alejarme de mi familia".

 

2202-ROSTRO3.jpg

"El politécnico de la salud Mártires del 27 de noviembre constituyó el lugar en el que conocí de cerca al nuevo coronavirus y la manera en que esos centros contribuyen a preservar a los contagiados, pese al miedo de muchos de ingresar en uno".

Según la Especialista en Medicina General Integral, la oportunidad de trabajar tan cerca de la enfermedad, lejos de aminorar sus fuerzas, incrementó en ella los deseos de aportar más a la lucha y otros locales habilitados como la Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE) Luis Agusto Turcios Lima, la Escuela Regional de Salvavidas Livia Gubernev y la Villa de la Empresa de Mantenimiento a Centrales Eléctrica (EMCE) constituyeron instalaciones que dan fe de su entrega.

"Toda esa primera etapa de enfrentamiento representó una experiencia inigualable tanto como médico como ser humano y aunque existe miedo, preocupación o angustia, las ganas de ayudar son mayores".

Natural de la barriada de Pueblo Nuevo y con sonrisa siempre en el rostro, González Batista aunque no se encuentra en la actualidad en centros de aislamiento en primera línea de combate, labora en el Policlínico Docente Comunitario Carlos Verdugo, mientras se prepara para una posible misión internacionalista.

2202-ROSTRO1.jpg

"Las autoridades del Ministerio de Salud Pública en el territorio me preguntaron que si estaba dispuesta a brindar mis conocimientos en apoyo de otros pueblos de ser necesario y dije que sí tal y como lo hice en los centros de aislamiento".

Al indagar por un posible método que resulte más eficiente para lidiar con la epidemia, la joven galeno confiesa que amar realmente la medicina constituye la mejor de las cualidades para tratar mejor a la COVID-19.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar