El fabuloso doctor de las mil batallas

 202-Regreso-de-italia.jpg

Artemisa, 20 feb (ACN) Una y otra vez el doctor Luis Enrique Lemus Padrón, Fabuloso, como lo conocen sus amigos, se ha enfrentado a la muerte como integrante del contingente Henry Reeve y ahora afronta una nueva batalla: apoya al pueblo mexicano para frenar la expansión de la COVID-19 en esas tierras.

Este güireño es uno de los valientes que conforman el ejército de batas blancas que brindan sus servicios en diversas regiones del mundo y colaboró anteriormente como miembro del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastre y Graves Epidemias Henry Reeve para tratar a pacientes de ébola en Liberia, colaborar tras el paso del huracán María por Dominica y frenar la expansión del SARS-CoV-2 en Italia.

202-Regreso-de-italia1.jpg

Lemus Padrón, especialista en medicina general integral del policlínico docente José Manuel Seguí, en Güira de Melena, contó en entrevista a la Agencia Cubana de Noticias a través de redes sociales que es uno de los 700 integrantes de las brigadas médicas, compuestas por médicos y enfermeros, que desde finales de 2020 apoyan el tratamiento de pacientes positivos a la COVID-19 en tierras aztecas.

Fabuloso explicó que desde el 14 de diciembre labora en un hospital de Ciudad de México, la capital del país y el epicentro de la enfermedad en esa nación, en turnos diarios de ocho horas y conforma la plantilla de uno de los cuatro hospitales donde labora personal cubano, ese que enfrenta a la muerte cara a cara pese a encontrarse lejos de casa y a las bajas temperaturas en la zona, las cuales disminuyen hasta los cuatro grados Celsius.

Reconoció Luis Enrique que, pese a ser la segunda vez que presta sus servicios fuera de Cuba para tratar a pacientes con este letal virus --colaboró en el tratamiento de enfermos en la región de Crema, Lombardía (Italia) el pasado año-- no deja de ser desgarrador ver a personas graves y en ocasiones sucumbir ante esta enfermedad.

202-Regreso-de-italia3.jpg

Aseguró que resultó difícil dejar de nuevo atrás a su esposa, Laura Acosta García, y sus hijos, Luis Enrique y Maura, pero es consciente de la importancia de su labor y se siente orgulloso de llevar salud y felicidad a los hogares mexicanos que tanto necesitaban de ellos y agradecen inmensamente la labor y la entrega del personal cubano.

El doctor dijo que la pandemia del SARS-CoV-2 ha demostrado la necesidad de fortalecer los sistemas de atención primaria de salud para hacerlos accesibles a todos y los beneficios de la cooperación internacional para afrontar las crisis sanitarias, una labor priorizada en Cuba por más de 60 años y que ha permitido controlar la expansión del virus en varias latitudes del mundo.

202-Regreso-de-italia2.jpg

Para Fabuloso y sus compañeros no hay mayor satisfacción que ver a sus pacientes partir a casa recuperados de esta enfermedad, y reconoce que, aunque queda batalla por dar frente a la COVID-19 hasta que se logre la inmunización efectiva y equitativa, la autorresponsabilidad y la colaboración sanitaria son las herramientas más eficaces para frenar al virus.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar