Del sismo en Paquistán a la COVID-19 en Villa Clara

0-12-william-santiago-lopez-2.jpg

La actitud es la misma, allí donde se necesite el quehacer sanitario estará presente el personal de salud cubano, dice orgulloso William Santiago López, especialista en medicina interna, quien asistió en Paquistán a los afectados por el sismo y ahora atiende nacionales positivos a la COVID-19.

Jefe del servicio de especialidades clínicas del hospital militar Comandante Manuel Fajardo, de Santa Clara, forma parte del colectivo dedicado a la atención de los infestados por el nuevo coronavirus en Villa Clara y Sancti Spíritus.

Entre los más preciados recuerdos del galeno figura su presencia en la constitución del Contingente Henry Reeve de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias, por parte del Comandante en Jefe Fidel Castro, el 19 de septiembre del 2005.

Para el teniente coronel de servicios médicos, la labor en Paquistán marcó mucho al hombre y el profesional, con un trabajo en difíciles condiciones para una población urgida, por mucho tiempo, de atención sanitaria, además de los daños del terremoto.

Graduado en 1994 y de la especialidad, en 2003, volcó toda su experiencia en la atención actual a los positivos del SARS-CoV-2 ingresados en la sala seis, de la institución, muchos con edades avanzadas y padecimientos crónicos que complican el trascurso de la enfermedad.

La aplicación de los protocolos nacionales con positivos resultados de los ingresados, ante un mal muy peligroso y agresivo junto a la actitud firme y humana del colectivo que dirige se destacan en su conversación.

Está convencido de que la mayoría de quienes forman parte del ejercito de la salud en Cuba se caracterizan por su profesionalidad y humanismo, muestra de la presencia en la sala de personal médico o de enfermería de otros muchos centros de Villa Clara y de la vecina provincia espirituana.

Con naturalidad y modestia exalta el esfuerzo de sus compañeros, quienes a pesar de casi un año en batalla contra la COVID-19, virus temible y de fácil infestación, mantienen la convicción del primer día y la decisión de mantenerse en la defensa de la vida todo el tiempo que sea necesario.

Satisfecho por su condición de fundador del “Henry Reeve”, afirmó que existen todos los avales sobre la actuación internacionalista de la Revolución Cubana y en este caso del Contingente que recibe nominaciones para el Premio Nobel de la Paz desde casi todo el planeta.

Con firmeza aseguró que, sin duda, el galardón sería un gran honor para la salud cubana, pero su obtención o no en nada cambiará el accionar de los representantes de Cuba, porque el humanismo figura en la conciencia de los nacidos en esta tierra, inculcado por la gran obra de justicia social que construimos.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar