All for Joomla The Word of Web Design

Yusimy, reportera y mensajera en cuarentena (+ Fotos)

 2011-Radio1.jpg

Desde que el 26 de octubre en la noche el reparto Raúl Sánchez entrara en cuarentena debido al aumento del número de casos confirmados de COVID- 19, Yusimy García Castellano supo que no debía quedarse tranquila en casa y desde ese momento alternó sus responsabilidades en la emisora provincial Radio Guamá con las de voluntaria en esa zona.

Cuando la presidenta del Comité de Defensa de la Revolución (CDR) habló conmigo dije que sí. Soy muy inquieta y me gusta ayudar porque es una manera de formar parte de la realidad que me tocó, asegura a la ACN.

Como periodista a cargo del sector de Salud Pública en ese medio de prensa en Pinar del Río no pudo un instante descuidar sus funciones, sobre todo en tiempos en que el occidental territorio atraviesa por su escenario más complejo a causa del rebrote de la pandemia y el aumento vertiginoso del número de enfermos en Vueltabajo.

De modo que asumir el rol de mensajera tuvo varias complejidades.

A 20 personas de la escalera D, en el edificio 34, acercó a sus hogares cada día los alimentos y productos de primera necesidad puestos a su disposición, sin reparos por el agotamiento físico que significa subir cuatro pisos en una jornada, en ocasiones hasta tres veces.

Fui sus pies, ojos y oídos; conversaba con las personas, entre los cuales estaba una encamada, dos niños menores de 13 años y algunos mayores de 60, rememora luego del cese de las medidas restrictivas de aislamiento en un sitio que acumuló 26 contagiados.

Cada mañana me decían: “periodista, cuántos casos salieron hoy”, porque todos estaban preocupados y ya me esperaban para informarse. El confinamiento te da esa preocupación constante y me sentí muy a gusto de ayudar, señala luego de 22 días de poco descanso.

Supe ganarme la confianza y admiración de todos, pues en estos tiempos afloran sentimientos de ayuda mutua y solidaridad, muy importantes para poder vencer esto juntos.

2011-Radio2.jpg

Lo más agotador resultó compartir la mensajería con el periodismo porque la audiencia de Guamá también debía mantenerse informada- acotó-. Y yo trataba de realizar un trabajo digno desde el punto de vista reporteril, apoyada en un sistema de grabación de llamadas para las entrevistas y mediante el teléfono celular editaba muchas grabaciones.

Gracias a Yusi- como le dicen en el gremio periodístico- la señal radiofónica fue testigo del quehacer en el área en cuarentena, con las impresiones de estudiantes pesquisadores, el acercamiento a los sentimientos de vecinos que transformaron su cotidianidad para frenar la enfermedad y las vivencias de otros mensajeros que igual a ella dejaron su huella de altruismo, entre otras historias.

¿Miedo a enfermar?, claro; por eso usaba guantes para manipular el dinero y entregar productos e insistía en que las personas tuvieran puesto su nasobuco porque la premisa era cuidarnos todos, yo especialmente por mi madre de 61 años operada de cáncer que siempre me esperaba en casa, asevera.

Esta experiencia me permitió establecer mayores vínculos de amistad con los vecinos que durante tanto tiempo he tenido a mi lado y quizás el ajetreo cotidiano no me brindaba la oportunidad de compartir con ellos.

Lo que más me reconforta es saber que contribuí y que cuando algún día se escriba la historia de la COVID- 19 en la provincia y de este rebrote, por algún rinconcito saldrá mi nombre como mensajera en el reparto Raúl Sánchez, puntualizó.