All for Joomla The Word of Web Design

Vida consagrada a la zafra refleja la obra de obrero en Matanzas

0-19-rostros-central-mexico-del-municipio-colon-pedro-dc.jpg

El ruido de maquinarias, el despertar temprano en las mañanas, el movimiento constante de los obreros y el aroma de la caña de azúcar constituyen mi vida por más de cinco décadas, asegura Pedro Díaz del Castillo, obrero del Central México, perteneciente al municipio matancero de Colón.

Desde muy joven sentí atracción hacia el mundo de la agricultura, y en especial la labor que desempeñaban los ingenios, y se forjó en mí un sentimiento de eterno amor hacia los centrales azucareros. En la actualidad llevo 57 años vinculado al “México” con las mismas ganas de trabajar y ser útil.

Los años pesan sobre mis hombros, pero tengo la dicha de recordar grandes etapas en donde las moliendas alcanzaban cifras elevadas y contribuíamos de forma sustancial a los planes de producción de la provincia y aunque las circunstancias cambian y los volúmenes no son tan elevados siempre existe una entrega total a la faena, confiesa con elocuencia.

La vida cambia y las personas escogen diferentes caminos, pero yo siempre supe que dedicaría mis años a un ingenio, pues hacer algo que disfrutas y amas vale más que nada en el mundo, afirma Pedro con palabras que denotan certeza.

0-19-rostros-central-mexico-del-municipio-colon-pedro-dc2.jpg

Durante esta más de media centuria he tenido la posibilidad de laborar en diferentes áreas, la reparación y el mantenimiento de piezas y maquinarias resultan las tareas que más me atraen y aunque me jubilé, inmediatamente después adquirí un contrato para mantenerme en las zonas encargadas de la revisión de los equipos como basculadores, motores y bombas de inyección.

El obrero, con canas en su pelo que reflejan sus años de experiencia, precisa que trabajar en un central azucarero constituye una tarea de suma responsabilidad que ayuda en la formación del carácter por el rigor y la seriedad del trabajo y observar a jóvenes incorporarse a esta vida me llena de regocijo.

Durante un tiempo estuve también como jefe de recursos humanos, participar a pie de obra de las acciones que ejecuta el ingenio resulta incomparable y por ello en la actualidad aporto mis conocimientos de mecánica aprendidos al interactuar con las maquinarias a ingenieros y especialistas más noveles, pues observo en ellos mi etapa de juventud y sé que mi experiencia les puede ayudar.

Pedro Díaz del Castillo asegura que el colectivo del Central México alista todas las maquinarias y realiza las pruebas pertinentes para la arrancada de la zafra azucarera el 15 de enero del 2021.

Confiesa su deseo de participar en muchas más contiendas como muestra de una vida consagrada a las zafras.