All for Joomla The Word of Web Design

Oristela no ha parado de sembrar

0409-oristela.jpg

El Consejo Popular Sabino Hernández, de Santo Domingo, es conocido sobre todo por un movimiento de la agricultura urbana que ha sido fijo en más de 50 años. Cuando en otros territorios el programa de patios y parcelas puede parecer asunto de unos pocos o cifras que completen informes, en este sitio de la geografía villaclareña parecen despejadas las incógnitas para un buen funcionamiento del esquema.


Casi a la vez, el pueblo se levantó uniforme siempre con la mira en la agricultura, de ahí que, en medio de la llanura central, el verde no falte en el diseño de calles y casas, custodiadas por mangos, aguacates, plátano y café.

En una de las viviendas, y desde el año 1965, vive Oristela Chávez Rodríguez, de 78 años, baja estatura, ojos pequeños y voz radial. Desde que llegamos, cuenta:

"Comenzamos a sembrar todas las matas de mango que hoy se ven por aquí, pero los patios familiares con viandas y hortalizas no se iniciaron hasta el año 1992."

Hoy, “Sabino Hernández” ostenta la condición de Consejo Popular de Referencia dentro del Movimiento de la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar, a nivel de nación; y parte de ese mérito se le atribuye a Oristela, una de sus fundadoras.

Original de Manacas, Licenciada en Economía, por 20 años estuvo Oristela en la nómina del Poder Popular local, aunque sin descuidar su pedacito de tierra.

"Coseché boniato, también malanga… cuando comencé sembré de todo, arroz, frijoles, yuca, ajo, cebolla; y nunca he vendido nada, todo lo distribuyo entre quienes más lo necesitan", destaca.

Ahora, convaleciente de una operación, dice que sus hijos la ayudan la mayoría de las veces, que han seguido sus pasos de económica y que en sus respectivas casas también son parte del programa de patios y parcelas.

En los meses más duros de la pandemia del nuevo coronavirus regalé 60 racimos de plátano fruta y 60 de plátano burro, por manos, a las familias más vulnerables; y recogí unas 80 calabazas que- según me dijeron los que se las llevaron- algunas pesaron hasta 10 libras.

Entre los mil 444 patios vinculados al movimiento de la agricultura urbana allí, el de Oristela es ejemplo de constancia, certificado de excelencia, y así lo asegura Iliana Plagaro Arce, representante del programa en el Consejo Popular.

Cuando los tiempos actuales llaman a volcarse al campo una vez más, demuestran que la comida segura es la que se produzca localmente, “Sabino Hernández” surge como modelo de lo que nunca debió caer, y, por supuesto, allí se mantuvo.

Y si en Villa Clara se habla de patios, parcelas y huertos familiares, el pensamiento va siempre a este rincón donde siembran todos casi sin miramientos de edad y donde Oristela no ha dejado de hacerlo nunca.