All for Joomla The Word of Web Design

Con amor se cultiva mejor la tierra (+Fotos y Video)

0-17-culberto-gonzalez-gomez-01.jpg

Culberto González Gómez disfruta ver florecer y parir los árboles. Dice que mientras viva no renunciará a sus orígenes campesinos porque la campiña, además de propiciar aire puro a los pulmones y tranquilidad espiritual, cuando se trabaja da el sustento familiar y mucho más.

Desde hace más de una década, este hombre, natural de Limones Palmero, zona rural y pegada a la costa sur de Ciego de Ávila, es usufructuario de una hectárea que colinda con el reparto Los Rusos, en el municipio de Majagua, lugar donde actualmente habita.

En ese pedacito de tierra tengo sembrado naranja, limón, plátano, y según la época, cultivo yuca, ñame, maíz, tomate, ají cachucha, habichuela, lechuga, que utilizo para mi autoabastecimiento y el de los vecinos del barrio, quienes siempre lo agradecen, porque vendo sin abusar del bolsillo ajeno, comenta con total transparencia.

Labrar el terreno lleva una gran dosis de amor y placer, rociada de compromiso con uno mismo y con los demás a la hora de hacerlo, pues a nadie le gusta sudar la camisa y menos en tiempos de tanto calor, asegura este hombre, asociado a la Cooperativa de Crédito y Servicios Orlando Expósito y trabajador del Banco Popular de Ahorro de la localidad.

“En mi pequeño campo no empleo abonos químicos, porque desde niño aprendí lo valioso que es preservar la naturaleza con ella misma”. Siento verdadero placer al ver el vuelo de las mariposas por el kingrass y la caña de azúcar sembrados para las dos vacas que tengo en la parcela, pero también oír el canto de los sinsontes y de otros pajaritos que viven ahí porque les he creado ese espacio seguro, manifiesta Culberto, de 64 años de edad.

En los ratos de la tarde cuando termino la jornada laboral, al llegar a la casa me cambio el vestuario y con machete y guataca en mano voy a limpiar de malas hierbas los sembrados o a deshojar los platanales, refiere el entrevistado, quien en sus comienzos laborales fue maestro y director de escuela, allá en su Limones Palmero.

Los sábados y los domingos los he dejado para, desde bien temprano, estar en el área porque en ella quiero criar gallinas y preparo las condiciones, aunque muchos me tilden de loco porque las tendré fuera de mi vista el mayor tiempo del día y durante la noche, pero veré qué pasa, confiesa con voz campechana.

“En el patio de la casa ya logré los pies de cría de gallinas criollas y estoy produciendo humus de lombriz, en tanto en el campo tengo maíz y yuca, solo tengo que intentarlo”.

Quizás yo no vea a los malhechores cuando ronden mi finquita, pero siempre habrá un vecino que la vele porque sabe el futuro de esas crías, refiere Culberto quien también fue coordinador de los Comités de Defensa de la Revolución en el municipio y conoce el significado de la palabra unidad en el barrio, esa que no ha dejado de fomentar en Los Rusos.

El Presidente Díaz-Canel nos ha llamado a producir alimentos, el país lo necesita. ¡No es un juego! En ello va la seguridad nacional, estoy bien claro de la situación, reflexiona el majagüense, que en su juventud fue dirigente de esa organización y funcionario del Comité del Partido en la provincia.

Definitivamente este avileño no solo disfruta ver florecer y parir los árboles, sino también le apasiona sacarle a la tierra lo que más pueda para él, su familia y la comunidad.