All for Joomla The Word of Web Design

De trabajo comunitario integrado y otras enseñanzas que deja la pandemia (+Fotos)

0-08-trabajo-comunitario-1.JPG

De recorrido por el callejón de Santa Bárbara, entre las calles de La Pastora o en gestiones en el Gobierno Municipal se puede ver en estos días de pandemia a Omar Pérez Gómez, presidente del Consejo Popular Centro de Santa Clara. Si su labor ya era intensa antes del 11 de marzo último, esa fecha marcó el comienzo de un período donde los esfuerzos tuvieron que ser redoblados.

En conversación con la Agencia Cubana de Noticias, cuenta Omar cómo al inicio del contagio en la Isla por el nuevo coronavirus se integraron al Consejo de Defensa Municipal a fin de enfrentar cualquier complicación que pudiera generarse a raíz de la COVID-19, como efectivamente ocurriría después.

El Consejo Centro de Santa Clara es el más complejo de la provincia, asegura el también delegado del Poder Popular por la circunscripción número tres, al ser epicentro del flujo comercial de la urbe y punto de encuentro de otros núcleos poblacionales; pero enseguida formamos equipos multidisciplinarios que diagnosticaran cada barrio e influyeran en sus vulnerabilidades para igualmente aprovechar sus fortalezas.

Un trabajo comunitario integrado vino a ser, sostiene Omar, la clave del éxito: se unieron así Salud Pública, el Gobierno, distintas instituciones, las organizaciones políticas y de masas y los mismos vecinos organizados en los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) que dieron respuesta, por ejemplo, al control de cada arribado del extranjero y mantuvieron sobre ellos una vigilancia epidemiológica extrema.

0-08-trabajo-comunitario-3.JPG

Pérez Gómez, mediana estatura, ojos pequeños, encasquetada la gorra y nasobuco en el límite de la vista, muestra, como uno de los logros la captación de 80 núcleos vulnerables que fueron incorporados al Sistema de Atención a la Familia (SAF) también gracias al trabajo de los grupos en las comunidades y que se vislumbra como metodología para permanecer post-COVID-19.


Encuestas entre los pobladores, visitas en el terreno, observación, censos y control en cada barrio fueron algunos de los métodos empleados y ya tradicionales antes de la pandemia.

Así llegó el mes de abril y con él una circunscripción cuatro que hubo que someter a vigilancia incrementada frente a la aparición, en un perímetro relativamente pequeño, de 11 casos positivos al nuevo coronavirus; otra vez se acudió a la experiencia en situaciones anteriores aun con la novedad que supone una enfermedad totalmente desconocida y otra vez salimos airosos, comenta ahora Omar.

En estos momentos y de cara a una etapa post-pandemia que tendrá que llegar, dice Omar que trabajan en el perfeccionamiento de las acciones de los activistas en farmacia, otra práctica que pudiera ser sostenida en el tiempo, y hacen un levantamiento de aquellas cuestiones que pudieran mejorarse, digamos la entrega de los medicamentos en un paquete completo, en lugar de dos veces al mes, que ahorre viaje y tiempo a los voluntarios, en su mayoría también trabajadores.

Potenciar la agricultura urbana hacia dentro del Consejo Popular (desde la fortaleza de poseer dos organopónicos), mantener el sistema del SAF y optimizar su funcionamiento, y reforzar las tareas de servicios comunales figuran ahora como metas que a corto plazo contribuirían a elevar la calidad de vida de los vecinos, los electores de Omar, que son, al fin y al cabo, la razón de sus esfuerzos.

De recorrido por el callejón de Santa Bárbara, entre las calles de La Pastora o en gestiones en el Gobierno Municipal andará ahora el hombre de mediana estatura, gorra encasquetada y nasobuco al límite de la vista; y cuando pueda quitarse lo último de esta indumentaria, quedarán entonces las ganas de hacer y la satisfacción de quien salió ileso de esta especie de huracán llegado de pronto y sin avisar.