All for Joomla The Word of Web Design
03
Junio Miércoles

Mirtha Matos y sus recuerdos de la misión internacionalista en Angola (+ Fotos)

 

3030-Mirtha_1.jpg

Cunene, provincia angolana, se mantiene tan cerca de la mente de la doctora Mirtha Matos, residente en la ciudad de Holguín, que en el día a día de su quehacer en la especialidad de neonatología vuelve en sus recuerdos a los habituales encuentros con la población infantil de la nación africana.

Ni el tiempo ni la distancia me separan de aquella geografía, porque la permanencia allí cambió mi vida, reafirmó la especialista, una colaboradora de la salud cubana que mantiene aún en su memoria sus vínculos con aquellas comunidades donde permaneció por espacio de tres años.

Desde el 2008 hasta el 2011, Matos prestó sus servicios en ese país y su estancia marcó un antes y un después en su vida profesional, sobre todo, en la atención a recién nacidos con tétanos y poliomielitis, enfermedades erradicadas en Cuba.

A diario durante ese tiempo, la galena compartió, además, labores con las especialidades de pediatría y neurología, y participó en la creación de una consulta para la atención primaria de salud, uno de los aportes allí a la medicina local.

Angola fue una escuela donde aprendió sobre padecimientos como el paludismo que- al decir de la experta-, solo se conocen en la Mayor de las Antillas a través de los libros, gracias a las acciones del sistema de salud para proteger a la población infantil, materializadas en campañas de vacunación.

3030-Mirtha_2.jpg

Con una sencillez enorme, Mirtha Matos rememora con gratitud el seguimiento a niños nacidos con menos de mil quinientos gramos de peso y las muestras de cariño de los habitantes de esa comunidad, que marca el límite entre Angola y Namibia.

Su labor incansable en la medicina preventiva y el profundo compromiso con su profesión, le valieron el apelativo de Mirtiña y la gratitud de la etnia kahama, donde concentró su faena como neonatóloga durante la misión internacionalista.

Maestra de generaciones de especialistas en diferentes ramas, hoy esta distinguida doctora labora en el Hospital Universitario Docente Vladimir Ilich Lenin, donde conjuga la atención a sus pacientes con la docencia.

El desvelo constante por la mejoría de los niños, la humildad y amplios conocimientos adquiridos durante más de 40 años de servicios, identifican a esta mujer cubana, un ejemplo del humanismo y la solidaridad presentes en sus colegas de la isla caribeña.