All for Joomla The Word of Web Design

El hombre del tiempo

0727-hombre-tiempo2.jpg

Muy delgado, de caminar pausado y fácil sonrisa, así ven sus coterráneos a José Lamadrid Borrel por Santa Clara, y a su paso le interpelan con el objetivo de conocer el pronóstico meteorológico.

Para la mayoría es el hombre del Tiempo, ese que desde hace mucho oyeron por la radio y ahora ven en emisiones del telecentro de Villa Clara.

Lamadrid se ha convertido hoy en un ente popular en la provincia, en una persona pública sin ser artista ni político, con 45 años de su vida dedicados a perseguir huracanes, tormentas y sequías.

Al decir de quienes detienen al meteorólogo, con frecuencia en la calle, siempre encuentran la mejor respuesta a sus inquietudes sobre lluvia, temperatura y otras variables.

El experto está seguro de que nada de esto hubiera ocurrido sin el triunfo de la Revolución. Nació en el poblado de Báez, municipio de Placetas de la entonces provincia de Las Villas, de padre mecánico y madre costurera.

Un año en la carrera de ingeniería eléctrica antecedió al curso de formación de personal en el Instituto de Meteorología, estudios que marcaron la vida de este hombre, quien acumula múltiples reconocimientos como el del Valor , otorgado por la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) en 1996.

También fue distinguido por su trabajo sostenido y contribución al desarrollo del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) en los años 2014 y 2017, Vanguardia Nacional en el 2001 y la medalla entregada por el Consejo de Estado y la Defensa Civil por el aniversario 30 de este último órgano.

0327-hombre-tiempo.jpg

La lista sería interminable, además de los premios en Fórum de Ciencia y Técnica en su pasión por la electrónica, gracias a la cual contribuye con la tecnología del Centro Meteorológico Provincial, donde labora desde siempre.

Evoca como momentos importantes los seguimientos a los huracanes Kate, que azotó Villa Clara el 19 de noviembre de 1985; el George y Lili en la década del 90 del siglo pasado.

En las memorias están claramente guardados sus presentaciones en vivo en la emisora provincial CMHW para ofrecer el parte del tiempo, desde finales de la década del 70 del siglo último, igualmente en los inicios de la televisión provincial, en los años 80 de la misma centuria, cuando los mapas había que elaborarlos a mano.

Aún continúa su accionar en la pantalla chica, pero con la ayuda de moderna tecnología mediante la cual prevé un gran desarrollo para su especialidad y en general de la Ciencia, por eso aconseja a los jóvenes mucho estudio en la carrera que se imparte en la Universidad de La Habana.

Excelente comunicador y amante de la música asegura que su mayor recompensa resulta ese amor que siente en las personas, que completan la felicidad de un matrimonio de 43 años y tres hijos graduados universitarios.

Respeto y quiero a ese pueblo que me saluda o me conmina a que les informe del tiempo, son parte de mi vida, aseguró.