All for Joomla The Word of Web Design

Yamilé, la reina de los rieles en Cuba (+Fotos)

0313-yamile-maquinista1.jpg

Yamilé Fernández Subiaurre desliza sus manos sobre los mandos de una potente y añeja locomotora EGM8- de fabricación soviética-, con igual soltura a la que ejerce las labores de manicura y peluquería en su tiempo libre.

Ella es la única mujer maquinista de ferrocarril en Cuba, oficio casi reservado para el sexo masculino, al cual se dedica con pasión porque desde pequeña le atraía.

“A escasos metros de mi casa pasa la línea de ferrocarril y cuando era muy niña me paraba en la puerta a ver pasar los trenes cargados de caña, aquí en mi natal Tuinucú. Siempre me decía: ¡si yo pudiera algún día manejar una de esas locomotoras!, que cuando aquello eran de vapor”.

Fue al final de la década del 80 del pasado siglo cuando un día Yamilé vio a una muchacha conduciendo una de aquellas poderosas máquinas y entonces se dijo: “Esta es la mía, yo también podré hacer eso”.

Después de varias gestiones matriculó en un curso en la escuela técnica del central Uruguay, en el municipio de Jatibonico, y al terminar sus estudios se inició en los trajines de los trenes como auxiliar de maquinista, hasta que se hizo maquinista, actividad a la que ha dedicado casi tres décadas, de sus 49 años de vida.

0313-yamile-maquinista2.jpg

“Solo interrumpí mi labor en el 2016 porque tuve que cuidar a mi mamá que se encontraba muy enferma, pero me reincorporé en esta zafra, luego de su fallecimiento”.

En un tramo de línea férrea de 29 kilómetros se le puede ver a cualquier hora del día o de la noche (según el turno que le
corresponda) llevando caña de un centro de acopio y limpieza hasta el basculador del central Melanio Hernández, en el poblado de Tuinucú, municipio de Taguasco.

También mueve carros vacíos para el taller, transporta azúcar, mieles o como ella expresa “hago cualquier tarea que se necesite aquí en el patio del central”.

La actividad de esta esbelta mujer le permitió conocer a Héctor Reinier Caballero, quien se desempeñó junto a ella como auxiliar de maquinista; hoy es maquinista y su compañero en la vida, porque- según ella- la locomotora le dio la oportunidad de encontrar este amor, y él asegura que aún no sabe quién se enamoró primero.

Para Aray Pérez Arévalo, jefa de la Unidad de Tráfico en el “Melanio Hernández”, de la Unidad Empresarial de Base Sancti Spíritus, perteneciente a la Empresa de Ferrocarriles Centro, Yamilé es clave en esta faena.

0313-yamile-maquinista3.jpg

Ella, asegura Pérez Arévalo, siempre está dispuesta y dada la falta de maquinistas que tenemos, a veces hace el trabajo de dos tripulaciones de trenes.

Con estoicismo Yamilé enfrenta el malestar que causa el humo, el calor y hasta la pica pica en el centro de acopio y limpieza.

Ninguna adversidad la detiene. A veces la locomotora va detrás, pero casi siempre delante de la hilera de carros que mueve; y puede vérsele a través de la ventanilla de la máquina, con su cabellera negra revoloteando sobre uno de sus hombros anunciando que viene la reina de los rieles en Cuba.

0313-yamile-maquinista4.jpg