All for Joomla The Word of Web Design

Cuba se anticipó de forma sensata, asegura activista brasileño

 1122- Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra, de Brasil.jpg

Pinar del Río, 22 nov (ACN) Para Marcelo Durao Fernandes, dirigente del Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra, de Brasil, con la decisión del Ministerio de Salud Pública de no continuar su participación en el Programa Más Médicos, Cuba se anticipó de forma sensata a lo que pudiera ocurrir en 2019 durante el mandato de Jair Bolsonaro.
   La propuesta de extrema derecha del recién presidente electo constituye un cambio en las relaciones que construimos con países de izquierda como este,- a quien acusa de la existencia de una dictadura- y Bolsonaro se opone al Más Médicos, aseveró.
   En declaraciones a la ACN durante su participación en el VIII Encuentro Latinoamericano de Experiencias en Desarrollo de Educación Popular Ambiental, celebrado en esta ciudad, el líder apuntó el carácter elitista del sistema de salud brasileño, con una intensificación de los programas privados.
   Será una pérdida enorme para la población, sobre todo la más pobre, sentenció al referirse al regreso a la Isla de los galenos; no obstante, resaltó lo acertado de la medida.
   Brasil, así como otros países de América Latina, cambió por completo- acotó-. Vivíamos con gobiernos progresistas, de un acercamiento muy fuerte con el pueblo, y desde el golpe a la presidenta Dilma (Rousseff) sufrimos una aproximación al neoliberalismo.
   Asimismo, destacó el alcance del Más Médicos, que ha atendido a millones de personas y llegado a casi 700 municipios carentes totalmente de asistencia médica.
   El activista precisó que la labor del Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra con la mayor de las Antillas se remonta a varios años atrás, y actualmente centran su mirada en la aproximación a los campesinos y las cooperativas, mediante la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP).
   Trabajamos en temas como la agroecología y el mantenimiento de los intercambios de educación que cada año realizamos, enfatizó Durao Fernandes.
   Sobre el destino de los movimientos sociales y organizaciones progresistas de Brasil, vaticinó que con Bolsonaro pudieran pasar a la clandestinidad, debido a la lucha de ellos por un mínimo de dignidad para los pueblos.
   Eso significa que hay que construir la unidad con más fuerza para poder enfrentar al gobierno y resistir las campañas contra el pueblo, argumentó.