All for Joomla The Word of Web Design

Regreso a Cuba por dignidad, afirma colaboradora en Brasil (+Fotos)

1122-colaboradora-brasil2.jpg

Ciego de Avila, 22 nov (ACN) Regreso a Cuba por dignidad, porque es el  país donde nací  y porque considero que el presidente electo de Brasil faltó el respeto al dudar de nuestro profesionalismo, afirmo a la ACN, vía Internet la doctora cubana Milvia Baños Zamora.
   Especialista en Medicina General Integral y de segundo grado en Alergología, Milvia  se desempeñaba desde hace cuatro años y ocho meses como médico de familia en una Unidad Básica de Saúde, Casa Amarela, en el municipio de Piraí en el estado de Río de Janeiro , donde atendía una población aproximada de cuatro mil  habitantes, compartida entre urbana y rural, junto a otros galenos del programa Más Médicos.
   La también máster en urgencias médicas con 30 años de experiencia en la profesión, afirma que en su mayoría eran personas muy pobres, que vivían en algunos casos muy distantes de la unidad asistencial, a los cuales se les ofrecía servicios nunca antes realizados allí, según relataban los propios brasileños.

1122-colaboradora-brasil1.jpg
   Además de los distintos procedimientos en urgencia, se les retiraban  verrugas, cuerpos extraños,  les hacían lavados de oído y ocular, suturas, tratamiento para la compensación de los diabéticos, hipertensos y asmáticos, hidratación fuera necesario, y consultas de puericultura y prenatal.
   En Brasil recibí formación en especialización de familia y acumulo numerosos cursos con la Universidad Federal de Río Grande del norte (UFRN) y Universidad Estadual de Rio de Janeiro(UERJ),  además de prestar ayuda en  la formación docente de académicos  y en la capacitación de Agentes Comunitarios de Salud, por lo que considero que no es necesaria una reválida, argumenta.
   Este examen que  pretenden imponer a los cubanos consiste en una  prueba objetiva de 100 o 110 preguntas de misceláneas, y una discursiva de cinco preguntas clínicas, las cuales se realizan un mismo día, por la  mañana la objetiva y en la tarde la discursiva, además de una prueba práctica de cinco casos el primer día y cinco casos el segundo día, con espacio de atención de 10 minutos, explica.
    Considera que más bien el nuevo presidente Jair Bolsonaro debería preocuparse por sus médicos, y su pueblo, además de conocer la opinión de la mayoría de los brasileño al evaluar el profesionalismo  con que fueron atendidos por médicos cubanos.
   Los galenos de la Isla siempre fuimos capacitados a partir de los propios protocolos brasileños y mensualmente el supervisor del  programa Más Médicos nos visitaba para monitorear nuestro trabajo, según lo establecido por el Ministerio de Salud de Brasil, por lo que no hay motivos para dudar de nuestra preparación, afirma.
   La doctora Baños concuerda con que los planteamientos de Bolsonaro relacionados con la familia son otra falacia más, pues en su caso, por ejemplo,  su hijo estuvo en Brasil y su esposo brasileño viaja con ella dos veces al año a  Cuba.
   Mi compañero, dice,  adora el calor familiar y el encuentro con los míos, las playas y los paisajes, disfruta la música cubana y se asombra al ver a nuestros niños y jóvenes uniformados para ir a sus clases.
   Decidimos compartir ambas patrias y así seremos felices, pero ahora estamos de acuerdo en que han existido muchas ofensas del nuevo presidente al dudar de nuestro profesionalismo que está más que probado y al faltar a la lealtad de Cuba.
   Lo peor que vive Brasil, además de sus precarias condiciones de salud – refiere- es la crisis ética y pluripartidista, según han reconocido  los propios  noticiarios brasileños.
   Regreso a mi patria porque fue donde nací y a ella me debo, un día retornaré a Brasil porque es la patria de mi esposo, pero no bajo los condicionamientos de Bolsonaro, sentenció.
   Los numerosos mensajes dejados en su cuenta de Facebook por pacientes y compañeros de trabajo hablan del cariño y admiración que la doctora Milvia se ganó durante los años de servicio en el hermano país.
   Uno de los más emotivos es el de Luana Lima , una enfermera  brasileña, quien escribió:
   “Perdón por la ignorancia de mi Brasil, ustedes me enseñaron mucho, el verdadero significado de salud de la familia, de ser humana, de preocuparse por el prójimo y trabajar con amor.
   Disculpas por mi país no haber dado el valor que ustedes merecen, disculpas por no haber tenido un gobierno que tuviera diplomacia para mantener el contrato y dejarlos a ustedes aquí ejerciendo la medicina por amor y ayudando al prójimo.
   No será un adiós. Para siempre quedaron en nuestros corazones”

1122-colaboradora-brasil3.jpg