All for Joomla The Word of Web Design

Liberación de Alto Songo, hacia la batalla final

Obelisco erigido a los caídos  en la liberación de Songo-La Maya, situado en el poblado de La Maya en la provincia de Santiago de Cuba. Foto: Miguel Rubiera/ACN

Obeliscos y sitiales históricos recuerdan las hazañas del Ejército Rebelde en la liberación del término municipal de Alto Songo, en la antigua provincia de Oriente, cuando en noviembre de 1958 se declaró la Ofensiva Final para la entrada a Santiago de Cuba.

Entonces la demarcación incluía la zona montañosa de Mayarí Arriba, donde se constituyó por el Comandante Raúl Castro el II Frente guerrillero Frank País García, protagonista de importantes luchas por la liberación nacional.

La mayoría de sus 93 mil pobladores conocen y cuentan esas páginas de la historia, a sabiendas de que fueron escritas con sangre y sacrificio cuando unos 32 mil habitantes vivían en extrema pobreza, sin servicios médicos y una escuela primaria como único centro de enseñanza.

Instalaciones y calles, testigos de aquellos tiempos, resultaron arrebatadas a la tiranía de Fulgencio Batista por los rebeldes en los meses finales del 58, pero Alto Songo lo fue en dos ocasiones, el cuatro de noviembre y definitivamente el 27 del mismo mes.

Héctor Medina, historiador del municipio de Songo-La Maya, en la provincia de Santiago de Cuba, explicó cómo desarrollaron la operación Gancho, desde el tres de noviembre, para entorpecer la farsa electoral que pretendía, engañosamente, sustituir al tirano Batista.

Hasta el día cuatro sucedieron unos 17 combates en la zona del norte oriental, pero el golpe vital ocurrió contra la cabecera de Alto Songo donde la Columna 17 Abel Santamaría, al mando de Antonio Enrique Luzón, tomó el cuartel en una altura dominante y otras instalaciones de una geografía favorecida por la carretera Santiago-Guantánamo.

Tanqueta  tomada al ejercito de batistiano durante el ataque por el Ejército Rebelde al poblado de Alto Songo, en la provincia d Santiago de Cuba. Foto: Miguel Rubiera/ACN

Medina la calificó como una victoria temporal, pues en las horas siguientes llegaron los refuerzos enemigos con más de 200 hombres apoyados con tanques y ametralladoras y se apoderaron nuevamente de Alto Songo, el cinco del propio mes, tras fuertes combates.

En el sitial histórico de El Estribo muestran como testimonio del desigual combate, una de las dos tanquetas derribadas a los soldados de la dictadura, donde también perdieron la vida los valerosos jóvenes Eduardo Mesa y Raúl Perozo, a su memoria se erige un obelisco en la propia zona.

Por ello los máximos dirigentes del frente guerrillero decidieron evacuar el poblado para evitar más pérdidas humanas.

Con el comienzo de la Operación Flor Crombet, del 23 de noviembre al siete de diciembre y cuyo objetivo era barrer las posiciones de la tiranía en Songo, La Maya, San Luis y El Cristo, se reiniciaron las acciones y el poblado no ofreció resistencia para que el cuartel se convirtiera en refugio y último punto asediado.

En la tarde del 27 de noviembre de 1958, Alto Songo se bautizó como el primer término municipal de Cuba liberado por el Ejército Rebelde, facilitándose así el cerco a Santiago de Cuba que evitó definitivamente la entrada de refuerzos.

Luis Barcelai, Ibrahim Veranes y Teobaldo Castillo, combatientes de esa epopeya, narran hoy esos pasajes acontecidos en las últimas jornadas de la Guerra de Liberación, pero también de la Huelga de Abril o de los días de encierro en la prisión de Boniato debido a las actividades revolucionarias.

 Antiguo cuartel de la tiranía de Batista en el poblado santiaguero de Alto Songo. Foto: Miguel Rubiera/ACN

Las cuentan, sobre todo, a las nuevas generaciones en intercambios y en eventos que rememoran la historia de la localidad, engalanada ahora con banderas cubanas y carteles alegóricos a la efeméride del 27 de noviembre.

Hoy, las alturas dominantes del Consejo Popular de Alto Songo exhiben, a 57 años de su liberación, una mínima tasa de mortalidad infantil y materna en un entorno sellado por importantes centros de salud y esmerada asistencia médica, más la terminación de una sala de hemodiálisis para el tratamiento a pacientes necesitados.

La escuelita primaria se multiplicó en decenas de planteles en todos los niveles de enseñanza y una filial universitaria. Además de confortables viviendas y la explotación de los recursos agroforestales por sus habitantes para la alimentación y mejores condiciones de vida.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar