All for Joomla The Word of Web Design

Sangre joven hizo crecer semilla de la Revolución

pepito_tony_otto.jpg

El 30 de noviembre de 1956 tres jóvenes de Santiago de Cuba cayeron en las calles de su ciudad natal: Pepito Tey, Tony Alomá y Otto Parellada durante el asalto a la antigua estación de la policía, en la Loma del Intendente.

Ese recinto militar formó parte del plan para levantar en armas a esa urbe y otros puntos del Oriente en apoyo al desembarco de los expedicionarios del Yate Granma, que ese día debieron llegar a las costas cubanas para reiniciar la lucha.

Por las inclemencias del tiempo y el exceso de carga de la embarcación que los trajo a la Patria, lo hicieron el dos de diciembre.

En la toma de la estación de policía los asaltantes estaban en desventaja en cuanto a posición, ya que su única protección era la escalinata de Padre Pico y las ráfagas disparadas por los esbirros desde las garitas, en un nivel más alto, impedían su avance.

De los tres caídos, José Tey Saint Blancard (Pepito) era el más joven, a punto de cumplir los 24 años, y desde las aulas de la Escuela  Normal para Maestros del Oriente se unió a Frank País en el combate estudiantil contra la dictadura.

Entusiasta y sonriente era Antonio Alomá Serrano (Tony), de 29 años, quien no pudo ver nacer a su hija, aún en el vientre de la madre.

Otto Parellada Hechavarría fue otro de los mártires, con solo 28 años y una intensa trayectoria en la clandestinidad, en la preparación y ejecución de sabotajes.

Incluso, dos años antes guardó prisión, al ser sorprendido cuando planeaba uno en la carretera de Ciudamar.

Imposible dejar de mencionar a Frank País, alma y guía del levantamiento ocurrido hace 59 años.

Luis Clergé, compañero de lucha del joven líder, manifestó que mucho le impresionó de Frank su serenidad en los momentos más tensos y en esa forma educó en la lucha.

Siempre decía que aún en las condiciones más difíciles había que conservar la calma para tomar buenas decisiones, ya que la ira, el miedo y la incertidumbre influyen a la hora de reflexionar, acotó Clergé.

Por eso, dijo, pudo dirigir un movimiento de grandes proporciones, a la par de sus cualidades como organizador sin haber pasado escuela militar alguna, su perceptibilidad del peligro, exigencia, poder para planificar hasta el último detalle y, sobre todo, su autoridad.

Gracias a esas virtudes y el poder de convocatoria,  Frank pudo aglutinar a tantos revolucionarios, a quienes convenció de que valía la pena poner en riesgo la vida por una causa justa y así lo demostró en la organización del levantamiento del 30 de noviembre de 1956.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar