Cubano Reineris Salas luchará por bronce en Tokio 2020

Publicado: Viernes, 06 Agosto 2021 Escrito por Rudens Tembrás, enviado especial | Foto: Archivo ACN

 

Cubano Reineris Salas luchará por bronce en Tokio 2020

Tokio, 6 ago (ACN) El luchador cubano Reineris Salas volverá a disputar una medalla de bronce olímpica, esta vez en los Juegos de la XXXII Olimpiada de Tokio, cinco años después de perder en esa misma instancia en la edición de Río de Janeiro.

En el cierre de una larga y destacada carrera deportiva, el habanero quiere sumar a sus vitrinas la única medalla que le falta, la de los cinco aros, en un evento de elevado nivel en que acumula par de victorias y una derrota luego de la primera jornada.

Su primera víctima fue el bielorruso Aliaksandr Hushtyn, subcampeón europeo en 2019, a quien superó con estrecha pizarra de 4-3. Después venció al macedonio Magomedgadji Nurov, subtitular mundial ese mismo año en Nur Sultán, también con cerrado marcador de 6-4.

Todo eso aconteció a pesar de sufrir una lesión que afecta su desenvolvimiento sobre el colchón, pero entregando el extra en la última de sus competencias internacionales.

Leer más: Reineris Salas irá a la disputa de bronce en la lucha libre de Tokio 2020

El elevador se “trabó” en las semifinales disputadas en horas de la tarde-noche, pues el ruso Abdulrashid Sadulaev representó un muro imposible de superar, aunque no hubo superioridad manifiesta.

Hablamos del monarca olímpico de 2016 en los 86 kilogramos (kg), la misma categoría en que competía para entonces el cubano, y además del vigente rey europeo y cuatro veces de los campeonatos mundiales, divididas a partes iguales entre los 86 y 97 kg.

Sadulaev logró la pasividad de Salas en el primer período, quien no pudo marcarle en los siguientes 30 segundos. Luego le expulsó tres veces del tapiz (4-0), suficiente para asegurar su estancia en la final del sábado en la noche.

A Reineris le fue imposible realizar una acción técnica de la envergadura requerida para empatar o superar a su oponente, y más difícil se antojó el reto frente a sus problemas para aguantar el empuje de éste.

“Muy buena jornada teniendo en cuenta la lesión, una fractura más ligamentos rotos, pero estoy haciendo lo mejor posible. Sadulaev es un atleta de alto nivel, el mejor del mundo en este momento, y el combate quedó 4-0 debido a la falta de apoyo para hacer mis empujes y frenar los suyos”.

“No fue nada del otro mundo el marcador y lo que nos queda para mañana (sábado) es discutir la medalla de bronce y tratar que vaya para Cuba de todas, todas”, expresó el multimedallista mundial en la zona de entrevistas del Makuhari Messe Hall A.

“Satisfecho me sentiré cuando alcance la medalla, pero sí, me voy sintiendo bien porque pensé que recorrería mucho menos tramo por la lesión. Pero vamos bien y seguiremos así”, sostuvo saliendo de la fatiga que ocasionan seis minutos de lucha.

“Confiemos en que sea diferente a hace cinco años atrás. En Río de Janeiro 2016 los árbitros interfirieron en mi medalla de bronce. Pienso que este año no suceda lo mismo. Si la gano que sea con mi esfuerzo y si la pierdo que sea por lo que quizás no pude hacer”.

Al respecto, siguió: “pero por favor que ningún árbitro intervenga en eso. Este es el sueño de todo atleta y esperemos que salga bien. Vamos con la mente positiva”, recordó sobre un pasaje triste en la Ciudad Maravillosa.

“Héroe o mártir”, expresó poco antes de confirmar que el sábado 7 de agosto concluye su carrera deportiva... “Ya el “gimnasta” lleva mucho tiempo en esto, necesita descanso y quiero ayudar a mis compañeros de una manera diferente, sin el compromiso de competir”.

“Voy a estar apoyando a los más jóvenes, ya sea técnicamente o como pareja, pero en el ámbito de luchar a grandes escalas está será la última”, concluyó Salas.

Su oponente por la medalla de bronce será el ganador entre el azerí Sharif Sharifov y el georgiano Elizbar Odikadze. El primero reinó en los 84 kg de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, mientras que el segundo acabó quinto en la cita brasileña de hace un quinquenio.

En esta misma fecha, la fémina Yusneylis Guzmán (50 kg) cedió 2-8 en octavos de final ante la china Yanan Sun, pero logró entrar a la repesca arrastrada por su victimaria.

La asiática superó en cuartos de final a la ucraniana Oksana Livach (7-3) y en semifinales a la sólida estadounidense Sarah Ann Hildebrandt (10-7), reina panamericana y subcampeona del orbe en Budapest 2018.

Entonces, la “Chiqui” lidiará en el inicio de la ronda de consuelo con Livach, y de imponerse ahí se medirá contra Hildebrandt por la presea de bronce. Difícil reto, sin duda.

Lo demás de la jornada para Cuba resultó poco halagueño, pues sus restantes representantes salieron por la puerta estrecha.

En la repesca de la división de los 74 kg, estilo libre, el veterano Geandry Garzón no pudo con el norteamericano Kyle Douglas Dake (0-10, ST), y lo mismo le ocurrió a Laura Herin en los 53 kg, contra la norteamericana Jacarra Gwenisha Winchester (0-5).

Lo más duro fue la derrota de Alejandro Valdés (65 kg) en su debut contra el kazajo Daulet Niyazbekov, plata mundial en Nur Sultán 2019.

“Calabaza” dominó el primer período 9-2, pero en el siguiente sufrió una metamorfosis tal que le marcaron 19 puntos, frente a solo dos suyos.

No recuerdo una presentación así de este destacado gladiador, y resulta comprensible su pesar y que no quisiera dar testimonio alguno sobre ese pasaje tan doloroso.

Sus opciones de entrar a la repesca acabaron en la fase de cuartos de final, cuando Niyazbekov cayó ante el azerí Haji Aliyev por abultado 1-9.

Visto: 467