Turismo: sector deprimido en Cuba y el mundo por la COVID-19

Turismo: sector deprimido en Cuba y el mundo por la COVID-19


La Habana 15 jul (ACN) El sector turístico ha sido uno de los más afectados por la pandemia. La inmunización de la población del planeta con las vacunas contra la COVID-19 constituye el ansiado camino hacia la normalización de la vida de los ciudadanos y la economía de los países.

“El turismo es uno de los sectores económicos más importantes del mundo. Da empleo a una de cada diez personas en la Tierra y proporciona sustento a cientos de millones más”, refirió António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas en un comunicado de la Organización Mundial del Turismo (UNWTO por sus siglas en inglés).

Según la UNWTO, hasta el primer trimestre del año los destinos turísticos recibieron 180 millones menos de viajeros en comparación con los primeros meses de 2020 que fue el peor lapso registrado para la esfera.

Asia y el Pacífico mostraron los niveles más bajos de actividad con caídas hasta del 94 por ciento. En Europa se desplomó en un 83 por ciento, en África 81 mientras que en Medio Oriente y América en 78 y 71 por ciento respectivamente.

Un informe del Foro Económico Mundial señala que los países más dependientes de esta actividad son Las Maldivas, Croacia, Tailandia, Jamaica e Islandia. Entre los que más ingresos generan aparecen Estados Unidos, China, Alemania y España.

El destino caribeño también ha sufrido los embates de la pandemia. La Organización de Turismo del Caribe reportó que en 2020 se perdieron en la región 21 millones visitantes.

Además, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) tampoco ofreció buenas noticias al cifrar entre 53 mil millones y 75 mil 400 millones de dólares las pérdidas en las economías de la zona para el periodo de 2020-2023.

Para Cuba el turismo significa la segunda fuente de ingresos y representa el 10 por ciento del Producto Interno Bruto. En este tiempo de afectaciones por la pandemia el sector se ha deprimido pues en 2020 arribaron a Cuba 1, 80 millones de turistas y en el primer semestre de 2021 unos 122 mil. El país en medio de la crisis ha tomado decisiones para mantener esa entrada de divisas y, a la vez, proteger al pueblo del contagio.

El primer ministro Manuel Marrero recordó en comparecencia que en marzo de 2020 se pronunciaron las primeras medidas asociadas a la frontera y se cerraron los vuelos al país. Solo se permitió la entrada de los ciudadanos residentes en Cuba y extranjeros con residencia en el país.

“No estamos dejando de reconocer los riesgos que representa una frontera abierta, tanto a la entrada como a la salida. Pero para ello se han tomado un grupo de medidas”, apuntó Marrero.

En junio del pasado año se restablecieron algunos vuelos turísticos, sobre todo desde Canadá de forma directa a los cayos para evitar contacto directo con los pobladores. También se permitieron algunos vuelos comerciales a la capital.

La movilidad de los turistas quedó limitada, sin embargo, el Primer Ministro reconoció que en algunos territorios como Matanzas se observaron viajeros incumpliendo protocolos sanitarios al estar sin nasobuco.

Pero no podemos achacarle a la entrada de extranjeros el pico pandémico en el que nos encontramos. El presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, puntualizó en el encuentro especial que se han declarado 238 mil 491 contagios. De ellos, 236 mil 168 se han producido por la transmisión en el país y nueve mil 464 (3.9%) se han contaminado en el exterior.

De esos últimos solo dos mil 323 (24%) son extranjeros y representan el 0.9% de todos los casos que tiene el país. Entre los casos importados hay siete mil 141 (75.45%) cubanos, que significa el 2.9% de los casos totales de enfermos en el país.

Marrero reflexionó sobre lo errado que sería culpar al turismo por la actual situación sanitaria de Matanzas, más bien es una combinación de disímiles factores entre los que se encuentra la alta incidencia de la cepa Delta en ese territorio. Una persona enferma con esta variante puede contagiar a más de seis individuos.

 

Se conoció además en la comparecencia que la operación más grande que queda en el país de turismo está asociada a viajeros rusos. Dicha operación comprende 14 vuelos diarios de casi 500 pasajeros. Muchos cubanos han tomado estos vuelos de forma masiva. Debido al alto número de personas que regresaban enfermas se decretaron medidas como el aislamiento por siete días en polos turísticos.

“El día que veamos que en una operación de turismo o en frontera el riesgo es superior a la capacidad nuestra para controlarlo, no escatimaremos en suspenderla temporalmente. Si hay que cerrar la frontera se cierra. Pero consideramos que tenemos capacidad para esta situación”, explicó Marrero Cruz.

Por estos días se continúan dando instrucciones para disminuir los riesgos asociados al turismo. Este 15 de julio entran en vigor nuevas adecuaciones para quienes arriben por los aeropuertos de los polos turísticos de Varadero y Cayo Coco.

Se determinó el aislamiento obligatorio de 14 noches en instalaciones hoteleras del 100% de los viajeros cubanos que llegan por los aeropuertos de Varadero y Cayo Coco. A esto se le suma la limitación, para esas mismas personas, de la cantidad de equipaje a traer en bodega a una sola pieza.

Asimismo, se estableció el pesquisaje obligatorio del 100% del personal de los aeropuertos, transporte y trabajadores del turismo a su llegada y a la salida del centro donde laboran, incluyendo la realización sistemática de test de antígeno de los trabajadores de mayor exposición, señala el sitio web del Minsap.

Cuba no renuncia al turismo al igual que muchos países del mundo que cambiaron sus formas de hacer para proteger a los consumidores y ciudadanos. Las Naciones Unidas llaman a la promoción de la sostenibilidad, al crecimiento económico inclusivo y a recuperar la confianza de los viajeros.

“Es importante que el turismo se transforme en un sector resiliente, competitivo, eficiente en el uso de los recursos y neutro en carbono, de conformidad con los objetivos y principios del Acuerdo de París sobre el cambio climático y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Las inversiones ecológicas para la recuperación podrían dedicarse a las zonas protegidas, las energías renovables, los edificios inteligentes y la economía circular, entre otras oportunidades”, resume el Informe de Políticas: la COVID-19 y la transformación del turismo.

Lea más:

La economía cubana ha enfrentado pérdidas debido a la crisis sanitaria desde 2020 que lógicamente no se contemplaban en el plan. Como se ha informado el país ha gastado desde el inicio de la pandemia hasta la actualidad alrededor de 184 millones de dólares, en un contexto de fuertes limitaciones por el Bloqueo Económico. Por lo tanto, se idean mecanismos para obtener divisas del sector turístico, deprimido mundialmente.

En la comparecencia gubernamental, Marrero Cruz planteó al respecto: “No debemos aislarnos del mundo. Cuando uno le cierra la puerta a los turoperadores para recuperarlos puede tardar hasta dos años. La salud de la población será siempre lo primero. Con las medidas recientes aplicadas habrá un mayor control. Los turistas van a permanecer en sus polos con todas las medidas de protocolo”.

Hasta la fecha se ha inmunizado al 12,1 por ciento de la población global y con el aumento progresivo de la aplicación de vacunas y la vacunación de nuestro pueblo que se espera finalizar este año, quizás el sector turístico cubano pueda recuperar su fortaleza.

 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar