All for Joomla The Word of Web Design

Rigoberto, un guajiro en La Habana contra el coronavirus

 

2208-Rigoberto.jpg

La Habana, 22 ago (ACN) Rigoberto Cruz Reyes, en batalla perenne por la conservación de los suelos, ha logrado disímiles cultivos exitosos y experimentar con especies de plantas y animales, en un empeño que cobra hoy vital importancia en la capital, el territorio cubano más afectado por la pandemia de COVID-19.

En la finca El Rosal, Cruz lleva adelante criaderos de tilapia roja, cultivos de plátanos hawaianos y crianza de cerdos de capa negra, entre otros proyectos notables por su sostenibilidad, la calidad de los resultados y la resistencia y nobleza de las especies.

He invertido 21 años de mi juventud en esta finca, primero para crear condiciones en el suelo y suministrarle materia orgánica, y luego protegerlo con barreras naturales, pues los terrenos son muy irregulares, con muchas elevaciones y pendientes donde se escurre la tierra, cuenta el campesino en declaraciones a la ACN.

En diálogo con Luis Antonio Torres Iríbar, presidente del Consejo Provincial de Defensa en La Habana, Cruz señaló que el esfuerzo da frutos. Ha valido la pena, enfatizó el productor, que tiene un fuerte compromiso con la alimentación en el municipio donde se ubica El Rosal, San Miguel del Padrón, así como con el consumo social de centros de salud y educación.

Además, Cruz aporta al turismo, con suministros a los hoteles insignias Grand Packard y Gran Manzana Kempinski.

Cientos de alevines, en los tres criaderos de tilapia roja, son alimentados con diversas materias vegetales, como hierbas y desechos de cosechas. En siete meses ya estaremos hablando de toneladas de pescado, comentó Cruz, quien prepara otros pequeños embalses de agua.

Cerdos de capa negra y de otros tipos, instalación de casas de cultivo rústicas para elevar rendimientos y volúmenes de hortalizas, junto a la cosecha de plátanos hawaianos, de asombroso tamaño y calidad, son también proyectos que desviven a Cruz, quien produce yuca, maíz, boniato, tomate, pimiento, remolacha, aguacate, guayaba y mango, entre otros renglones.

Hoy más que nunca es necesario que produzcamos más alimentos de calidad, para garantizar una buena presencia en la comida del pueblo y asegurar el enfrentamiento a la pandemia, enfatizó Cruz, al despedirse de los visitantes en su predio de 12, 75 hectáreas, relucientes y hermosas, gracias al trabajo de un hombre, un guajiro en La Habana contra el coronavirus.
 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar