Transporte avileño engrana su sistema para la etapa de recuperación pos-COVID-19




Ciego de Ávila, 28 jun (ACN) El sector del Transporte en Ciego de Ávila engrana su sistema para responder en la primera etapa de recuperación pos-COVID-19, la cual mantendrá regulaciones, entre ellas la relacionada con la capacidad de los medios automotores.

Manuel Marín Torres, director de Transporte en la provincia, informó a la prensa local que en esta fase se restablece, con limitaciones y de manera gradual, el transporte público urbano, intermunicipal y rural, tanto estatal como privado.

Para evitar la propagación de la pandemia son de obligatorio cumplimiento las medidas de bioseguridad, que incluyen la higienización del medio de transporte, una vez concluido el servicio, y el uso del nasobuco, tanto por el chofer como por los pasajeros, precisó Marín Torres.

Los trayectos se realizan con todas las capacidades en asientos y solo el 50 por ciento de las personas que se permiten viajar de pie, que en este caso son siete, agregó el directivo.

Marín Torres puntualizó que se recorren los primeros turnos de la mañana, para que las personas accedan a sus trabajos u otros destinos y, una vez concluido el horario laboral, sobre las cuatro o cinco de la tarde dan los viajes de cierre de todas las rutas.

En el caso de los servicios urbanos potencian la ruta 22 de la ciudad capital por ser esta la de mayor flujo de viajeros, y los que se efectúan hacia las áreas rurales de cada municipio son chequeados por los Consejos de Defensa de esas localidades con el objetivo de que se cumplan, dijo.


Vale destacar que en esta primera fase se mantiene la trasportación del personal de la Salud Pública y de otros organismos que continúa vinculado a las labores de enfrentamiento al SARS-Cov-2, la que se hará de forma paralela a la de pasajeros, manifestó el directivo.

De igual manera damos prioridad al traslado de los pacientes que reciben tratamiento de radioterapia en el hospital oncológico de Camagüey y a los que se hemodializan, acotó.

Edel Espinosa Toledo, director de la Unidad Empresarial de Base de Cubataxi en el territorio, informó a la Agencia Cubana de Noticias (ACN) que los choferes y personal de la Salud extreman las medidas higiénicas sanitarias para proteger de la enfermedad infecciosa COVID-19 a las 120 personas que requieren de los servicios de hemodiálisis en la provincia.

Tanto los 30 conductores de los taxis como los pacientes y acompañantes viajan con nasobuco y antes de subirse al vehículo se enjuagan las manos con hipoclorito de sodio al uno por ciento.


Explicó que manipuladores, antebrazos, cristales y otras partes del auto se limpian con cloro más a menudo durante la jornada y al concluir esta realizan una desinfección más profunda para que al día siguiente esté todo listo y se repita la tarea con otros enfermos y sus familiares.

Destacó que igual proceder se ejecuta con los otros 43 taxis que están en funcionamiento, entre ellos los ubicados en la piquera de los dos hospitales, los que mueven a los médicos y otro personal movilizados en el sectorial provincial de Salud y en el Centro de Higiene y Epidemiología y los dos que prestan servicio en los bancos de sangre de la ciudad capital y de Morón.

 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar