All for Joomla The Word of Web Design

Ratifica valía proyecto de desarrollo local en la agricultura avileña

 

0528-media-luna.jpg

Ciego de Ávila, 28 may (ACN) La calidad de jugos, néctares y mermeladas producidos a pequeña escala en la minindustria Media Luna, ubicada en Ciego de Ávila, ratifica la valía de ese proyecto de iniciativa municipal para el desarrollo local.

Media Luna, nombre escogido para identificar a la unidad para recordar el lugar donde nació Celia Sánchez Manduley, heroína de la Sierra y el Llano, se ubica a tres kilómetros de la ciudad capital avileña y forma parte de los asociados de la Cooperativa de Crédito y Servicios (CSS) José Antonio Echeverría.

Hasta ahora los alimentos que elabora ese colectivo se expenden en las tiendas pertenecientes a la corporación Cimex, pero el objetivo es llegar a los mercados en moneda nacional, precisó a Invasor digital Fernando Javier Albán Torres, su director.

En el área productiva funcionan dos turnos: en la mañana y en la tarde-noche, con siete trabajadores en cada uno, fundamentalmente fuerza joven de la comunidad de Plan Piña, donde está enclavada la minidustria, lo cual le da vida a la zona y oportunidades de tener una fuente segura de ingresos.

Puntualizó Albán Torres que mientras se completa el equipamiento de la línea de jugos y néctares-sus productos estrellas- y se encuentran otros mercados, dan sus primeros pasos en las exportaciones como respuesta al llamado de la dirección del país de buscar alternativas que permitan incursionar en el mercado internacional para ayudar a la economía.

La frutambomba sulfitada y el carbón vegetal, comercializados en el exterior en el primer trimestre del año mediante las empresas Cítricos Caribe y la Agroindustrial Victoria de Girón, de Matanzas, respectivamente, ingresaron a la nación más de 306 mil 155 dólares, dijo el directivo.

Tambien fomentamos el cultivo de maracuyá, fruta de ciclo corto y con un precio a nivel internacional superior al de otras, agregó Albán Torres.
Detalló que unas cinco hectáreas de maracuyá están en proceso, a partir de los contratos establecidos con 10 productores de la CCS para que lo entreguen a la industria y, a su vez, llegar a ellos con el resultado de las ventas como un incentivo importante.

En las tierras de “Media Luna”, donde el marabú ha ido perdiendo espacio, también siembran mango, mamey, guanábana y cereza, de las que obtendrán la pulpa para procesarla en esa pequeña industria, que hoy todo lo que produce está certificado con las normas cubanas de inocuidad de los alimentos.
Para ello disponen de un pequeño laboratorio donde realizan evaluaciones constantemente.

La guayaba que está plantada en el área ya se recoge y muele en la propia unidad para, además de elaborar jugos, hacer barras que incorporarán a las líneas de venta en el mercado exterior en el presente año.

El esquema cerrado de financiamiento con el que cuentan permite que, mediante la exportación, se obtengan los ingresos pactados con el país y una parte se destine al mantenimiento del proyecto de desarrollo local.

Sin dudas, Media Luna busca su propio camino para desarrollarse, diversificarse y acortar el tiempo entre costos y beneficios de una inversión.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar