Trabaja Cuba en recuperación de la producción estatal de carne de cerdo

0-5-carne-de-cerdo.jpg

La Habana, 5 may (ACN) El reajuste económico al cual ha obligado la pandemia del nuevo coronavirus, mucho más complejo en el caso de Cuba, con el bloqueo económico mediante, jerarquizó algunos sectores básicos como el agroalimentario, con énfasis, entre otras áreas, en la producción de carne de cerdo, resalta el periódico Granma.

Enmarcado en esa prioridad, que lo era antes y lo será también después de vencer la COVID-19, el Grupo Empresarial Ganadero, perteneciente al Ministerio de la Agricultura (Minag), emprendió desde el 2019 un programa de recuperación de los centros integrales porcinos, eslabón importante, aunque no el único, de toda la cadena vinculada a esta actividad.

Se trata, a decir de Yasser Hamed Jassen, jefe de la División Tecnológica Porcina del Minag, de incrementar la producción de carne de cerdo, a partir de priorizar la ceba en entidades estatales porcinas, el incremento de reproductoras y el uso de alimentos nacionales.

Surgidos, en su mayoría en los años 70, por iniciativa del Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, los centros integrales porcinos alcanzaron su mayor desarrollo en la década siguiente, al obtener una producción de 102 mil 400 toneladas en 1989.

Hoy, por disímiles causas, las cifras distan de esos niveles productivos y el estado de las infraestructuras está lejos de ser el óptimo, asevera el rotativo.
El 2019, sin embargo, marcó el punto de partida hacia el rescate de la producción porcina estatal, que representa alrededor del 10 por ciento del total del país, pues el grueso estriba en los productores privados.

De hecho, durante el año anterior el país obtuvo 169 mil 900 toneladas de carne de cerdo y, de ellas, solo 16 mil 667 pertenecieron al sector estatal.

No obstante, los números dejan entrever una ligera tendencia al crecimiento, si tenemos en cuenta que en el 2018 la producción estatal fue apenas de 13 mil 058 toneladas, equivalentes al 7 por ciento del total; mientras los planes de 2020 apuntan a un 11 por ciento, con 20 mil 900 toneladas.

Según el informe Ideas iniciales para reordenar e incrementar la producción de carne porcina, de mayo de 2019, Cuba cuenta con 136 unidades estatales, divididas en integrales porcinos, multiplicadores, cebaderos, así como centros genéticos, y en el 80 ciento de ellas la condición tecnológica es de regular y mal.

Sobre los centros integrales porcinos, en particular, se contabilizaron 28, luego del levantamiento llevado a cabo en todo el país: cuatro totalmente en ruinas y 24 que se habían dedicado al desarrollo de reproductoras en unidades de crías estatales.

De estos últimos, explicó Hamed Jassen, cuatro cambiaron su objeto social y se especializaron como unidades de crías; entretanto los 20 restantes crecieron en reproductoras y se mantiene el rescate de toda la infraestructura para la reproducción y ceba estatales.

En estos momentos, añadió, los 24 centros se explotan alrededor del 70 por ciento y alojan 31 mil 900 reproductoras, de una capacidad total de 45 mil 600.

El documento mencionado anteriormente también da fe de la existencia, al menos hasta mayo de 2019, de 422 naves no funcionales, en 21 de estas unidades integrales.

Además, las cinco plantas de pienso líquido asociadas presentaban afectaciones de infraestructura, techos, calderas, conductoras, y otras que limitaban su capacidad potencial productiva.

De acuerdo con el especialista, en los últimos dos años el Grupo Empresarial Ganadero se ha propuesto transformar esta realidad y ha venido ejecutando, en correspondencia con los planes de inversiones y de mantenimientos constructivos, acciones para la recuperación de naves porcinas; así como de montaje tecnológico en fábricas de pienso (líquido y seco) y en silos, todas encaminadas al crecimiento de la producción de carne y de alimentos.

Al cierre del 2019, subrayó, se realizaron obras por cuatro millones 089 mil 300 pesos, en el 30 por ciento de las naves no disponibles de los centros integrales y cebaderos.

De ese modo, se recuperaron 29 naves para albergar 12 mil cebas, unido a otras 28 instalaciones en los cebaderos independientes.

Ello, dijo, permitió una producción total de dos mil 026 toneladas de carne de cerdo en pie en el sector estatal, por encima de lo obtenido el 2018.

Para este año, independientemente del impacto que pueda tener la pandemia de la COVID-19 en la gestión económica, los montos de inversión resultan similares a los ejecutados en el 2019.

En palabras de Hamed Jassen, se planifican inversiones y mantenimientos constructivos por cuatro millones 073 mil 200 pesos, que abarcan distintas acciones en 46 naves porcinas.

Asimismo, adelantó, se encuentra en fase de preparación técnica, para incluirla en el plan de inversiones de 2021, la reparación capital de 196 naves porcinas.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar