Desarrollo hotelero en Cuba: dinámico avance en 2014

turismo_inversiones.jpg

Responder a los flujos de turistas nacionales y extranjeros con alojamientos de la calidad que ellos requieren, centró las inversiones ejecutadas en 2014 por Cuba, un destino que busca diversificar su producto y con ello, dinamizar una de sus fuentes principales de ingresos: la industria del ocio.
   En los últimos cinco años, la Isla ha registrado una tendencia creciente en la llegada de visitantes internacionales.
   Según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información, en el lapso de enero a septiembre, en 2010 se recibieron un millón 903 mil 638 visitantes, mientras que en 2014, fueron dos millones 223 mil 454.   
   El intento por reanimar la infraestructura hotelera lo demostraron las reaperturas en la capital del Blau Arenal y NH Capri, éste último muy esperado por ser una de las joyas insignes de la hospedería antillana, que acaparó en sus años mozos  la atención de cuanto turista paseaba por La Habana, según cuenta su historia.
   Para satisfacer la demanda de alojamiento en esta ciudad, hoy principal polo del país receptor de vacacionistas, también se reaniman los hoteles Armadores de Santander, Palacio O´Farrill y el Palacio San Miguel, los cuales sumarán en los próximos meses 92 nuevas habitaciones al Centro Histórico.
     En esa línea dirigida a aumentar las potencialidades de La Habana como puerta de entrada de la gran mayoría de quienes visitan el destino cubano, ya se trabaja en los complejos Comodoro y Riviera para elevar los estándares y el confort de sus cuartos y áreas principales.
   Como resultado de las inversiones ejecutadas en el ejercicio en curso en la planta hotelera cubana, abren sus puertas en la recién iniciada temporada de invierno el Residencial Habana, con 612 cuartos; el Meliá Jardines del Rey, de mil 176; y el Valentín Perla Blanca, en Cayo Santa María, que dispone de mil 020 capacidades.
   A la actual oferta habitacional de los cayos  Largo, Levisa y Coco, se incorpora un número significativo de cabañas de madera de alto estándar, anunciaron autoridades del Ministerio de Turismo (Mintur).
   Al tiempo, continúa la recuperación de los alojamientos con servicios personalizados en las ciudades patrimoniales, donde los flujos turísticos han crecido considerablemente en los últimos períodos.
    En Matanzas, otra punta de lanza en la recepción de turistas, se recupera de forma paulatina las capacidades en instalaciones como Bella Costa, Brisas del Caribe, Iberostar Taínos y Kawama, las cuales tienen muy buena aceptación entre los cubanos que acceden a las ofertas turísticas en CUC.
   Asimismo, según las nuevas tendencias del turismo y mercado actual, se rediseña el reconocido Hotel Internacional de Varadero,  que una vez abierto  aportará a este polo 519 aposentos de alto estándar.
    En la cayería norte de Ciego de Ávila será inaugurado, para 2015, el Resort Cayo Coco, de 566 cuartos; y se pondrán en operación nuevos productos como la Torre de Cristal y Cable Ski para la Feria Internacional de Turismo, a celebrarse en ese polo cubano en mayo próximo.
   Otro destino priorizado por el Mintur para impulsar el desarrollo hotelero es Holguín, donde se construye el Albatros, una instalación que contará con 515  habitaciones; mientras que en Santiago de Cuba toman forma el Imperial y Punta Gorda, los cuales sumarán  39 cuartos más a la provincia.
   Cuba dispone en la actualidad de más de 60 mil dormitorios, de los cuales el 66,5 por ciento poseen categoría de Cuatro y Cinco estrellas; mientras que para 2020 se proyecta un total de 85 mil. 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar