Lo vivido en Cali 2021 ratifica solidez del deporte cubano

Lo vivido en Cali 2021 ratifica solidez del deporte cubano


Cali, Colombia, 6 dic (ACN) La delegación cubana que participó en los I Juegos Panamericanos Júnior de Cali 2021 dio a conocer hoy las declaraciones de su principal autoridad, Osvaldo Vento Montiller, a propósito del resultado alcanzado en esta y otras ciudades del Valle del Cauca.

Por su importancia y oportunidad, las reproducimos íntegramente:

Como ha sucedido en eventos anteriores, agradecemos que el desempeño de la delegación cubana asistente a los I Juegos Panamericanos Júnior generara numerosas muestras de apoyo desde la Isla, donde tanto sus principales autoridades políticas y gubernamentales, como millones de aficionados, estuvieron pendientes de lo acontecido en cada jornada.

En medio de ese interés, nos estimularon de manera especial los tuits del Primer Secretario del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y otros dirigentes, mensajes y conversaciones telefónicas, incluidas las sostenidas con el Presidente del Consejo de Estado y de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Esteban Lazo Hernández, y las abundantes opiniones emitidas por la afición en redes sociales.

Cuba inscribió a 212 atletas procedentes de todas las provincias y el municipio especial Isla de la Juventud, incluidos 45 alumnos de nuestras Escuelas de Iniciación Deportiva (Eides), de cuyas matrículas emergieron tres títulos, una medalla de plata y tres de bronce.

Aunque insistimos en que el propósito principal fue evaluar a los principales exponentes de nuestra reserva, consideramos muy positivo el saldo de 29 preseas de oro, 19 de plata y 22 de bronce (70 en total) que nos ubicó en la quinta plaza en el ordenamiento por naciones, además de haber asegurado 28 cupos para los Juegos Panamericanos de Santiago de Chile 2023, 15 en el sector masculinos y 13 en el femenino: nueve en atletismo, igual número en luchas, cuatro en boxeo, dos en canotaje, la misma cifra en judo y uno en clavados.

Los análisis preliminares también permiten resaltar que nuestras medallas fueron tributadas por 14 deportes, con atletismo (9-6-3) y lucha (9-3-3) como vanguardistas, y significar que en la modalidad grecorromana, de esa última disciplina, tres de oro y una de plata correspondieron a estudiantes de Eides.

Otro dato interesante es que la delegación disputó 186 de las 321 pruebas programadas y accedió a 95 discusiones de títulos, lo que significa que los 29 conquistados expresan un 30,5 por ciento de eficiencia de en esa instancia.

Lo conseguido es fruto de la voluntad de victoria, la disciplina y el compromiso con la patria sostenidos desde los entrenamientos, que como sucedió de cara a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio se desarrollaron en condiciones atípicas, nacidas de las limitaciones asociadas a la covid-19, que entre otras cosas obligaron a reajustarlos para pocas semanas de trabajo, tras la concentración.

Como extensión de la labor diseñada para llegar a la capital japonesa, otra vez fue vital la alianza de nuestros colectivos técnicos con la red de colaboración científica del organismo y otras instituciones, que colaboraron en el objetivo de conseguir la forma necesaria de nuestros competidores, pese a las lógicas diferencias constatadas en ellos a su llegada a nuestras escuelas nacionales de alto rendimiento.

Se impone igualmente que reconozcamos el quehacer de quienes garantizaron el sistema de “burbuja” aplicado en esas instalaciones, desde la cuarentena inicial hasta las últimas sesiones de entrenamiento, siempre con destaque para del Instituto de Medicina del Deporte y en apego al sentido de pertenencia que luego acompañó a nuestros deportistas en un certamen que permitió constatar lo acertado de estar presentes.

Lo vivido durante estos días ratifica la solidez del sistema deportivo cubano, que aun afectado por carencias materiales asociadas a la situación resultante de la batalla contra la covid-19 y el cruel endurecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos, mostró vitalidad, incluso desde lo alcanzado por muchachos que debutaron internacionalmente tras dos años sin juegos nacionales escolares y juveniles.

Insistimos en el valor de la consagración de entrenadores y demás integrantes de los colectivos técnicos, incluidos los que acompañaron a sus atletas y los quedados en casa, la vergüenza con que siempre se intentó el mejor de los resultados, el respeto al juego limpio, la emoción con que se recibieron los mensajes de aliento llegados desde Cuba y el papel de glorias deportivas como Mijaín López, Julio César la Cruz, Omara Durand y Yudith Águila, que transmitieron sus experiencias y prestigiaron a la delegación.

Lea más:

Varios de nuestros atletas inscribieron sus nombres entre los multimedallistas, encabezados por la clavadista Anisley García, vimos lágrimas de frustración, abundó la decisión de sobreponerse a lesiones y otros imponderables, y se disfrutó el privilegio que representa batallar por la bandera de la estrella solitaria desde las filas de un deporte que el Comandante en Jefe Fidel Castro Cruz convirtió en derecho de todos.

Felicitamos a la delegación, que fue fiel a la Patria como resultado de un compromiso acrecentado en espacios como los Activos de la Dignidad, los Diálogos en Revolución y otros encuentros organizados antes de su partida, en coordinación con la Unión de Jóvenes Comunistas, y en la ceremonia de abanderamiento.

Agradecemos la prioridad asignada por el país, que identificó el estratégico papel de este evento para el futuro inmediato de nuestro deporte, el gran apoyo de la misión diplomática cubana en Colombia, encabezada por el embajador José Luis Ponce, y el cariño de los movimientos de solidaridad y el pueblo anfitrión en general, que nos hicieron sentir en familia.

Reconocemos el tremendo esfuerzo de Panam Sports y el comité organizador, airosos en el empeño de estrenar un evento complejo, sometido a una posposición, y marcaron el camino llamado a perpetuar este necesario espacio para la élite joven del continente.

Éxitos y deficiencias, que también las tuvimos, serán parte de los análisis a completarse como continuación del exhaustivo estudio asignado a nuestros especialistas, encargados de dar seguimiento a quienes otra vez pusieron en alto el nombre de Cuba y tienen mucho más que entregarle en lo adelante.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar