All for Joomla The Word of Web Design

William Rosquet quiere seguir cantando Ippon, pero ahora a la COVID-19

0-26-william-rosquet.jpgLa Habana, 26 may (ACN) El árbitro internacional cubano de judo William Rosquet ha demostrado que quiere seguir cantando Ippon, solo que ahora lo hace fuera de los tatamis y contra la COVID-19, a quien todo el mundo quiere ver perder.

No es en Juegos Olímpicos, ni Panamericanos, Centroamericanos y del Caribe o campeonatos nacionales, ahora imparte justicia con su uniforme, pero desde el banco de sangre del Hospital Comandante Pinares, de la provincia de Artemisa.

La web de la publicación deportiva JIT destaca que Rosquet, uno de los primeros infectados con el coronavirus SARS-CoV-2 de su natal Artemisa, ya ha donado dos veces plasma para contribuir a curar a los pacientes confirmados con la enfermedad infecciosa.

Cuenta el artemiseño que dos viernes consecutivos ha ido al hospital de San Cristóbal y seguirá cuantas veces pueda: Es mi deber después de haber sido atendido y salvado por nuestro sistema de salud, declaró vía telefónica desde su hogar.

Es un gran honor poder ayudar, porque lo necesitan otras personas y no todo recuperado puede hacerlo, así que siempre estaré dispuesto, reiteró quien superó la enfermedad internado en el Hospital Militar Luis Díaz Soto, de la capital cubana.

En relación con el proceso de la donación, detalló que primero se requiere hacer exámenes para determinar buenos parámetros de salud, como la presión arterial, y solo después de esa confirmación extraen la sangre, de la que se toma el plasma.

Recordó que la doctora Celia, jefa del banco, fue muy atenta desde el primer contacto, y allí todos han estado pendientes para el tratamiento conectado al equipo de plasmaféresis automatizado, capaz de retener los anticuerpos presentes en la sangre contra el virus que causa la COVID-19.

Esos –anticuerpos- los desarrollamos quienes hemos padecido la enfermedad, agregó el también jefe de reglas y arbitraje de la comisión nacional de judo.

En estos momentos en Artemisa no tenemos pacientes críticos, ni graves; sin embargo, puedo ayudar a otros del país que estén en esas condiciones; es mi deber reciprocar lo hecho conmigo por la salud cubana, reafirmó uno de los pioneros en someterse en su territorio a este método, de los 33 que han contraído la enfermedad.

Rosquet fue diagnosticado con el nuevo coronavirus el pasado 28 de marzo, tres días después de arribar de República Dominicana, donde fungió como juez principal en los juegos militares, donde seguro que cantó muchos ippones, pero dentro de los tatamis.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar