Noticia del canal electrónico no encontrada

Ovación en la despedida del maestro Alfredo Diez Neto

1407-Alfredo_1.jpg

La Habana, 24 oct (ACN) Como el deber manda, no fue el silencio sino una ovación despidió el domingo a Alfredo Diez Nieto al término de las honras fúnebres en la Necrópolis de Colón.

Al fallecer cerca de la medianoche del sábado 23 de octubre de un infarto cardíaco, apenas faltaba una jornada para cumplir 103 años de edad, subraya el periódico Granma.

Los aplausos prolongados y sostenidos de sus familiares, colegas, discípulos y gente que mucho quiso al decano de los compositores cubanos exaltaban el valor de una obra imprescindible en el repertorio de la música insular de concierto del siglo XX, la prodigalidad de un ejercicio pedagógico y la entrega infinita a la promoción de los rasgos representativos de la identidad nacional.

En vida fue reconocido con la Orden Félix Varela de Primer Grado, el Premio Nacional de la Música, el Premio Nacional de la Enseñanza Artística, la condición de Miembro de Mérito de la Uneac y el título Maestro de Juventudes otorgado por la AHS.

Pasión e inteligencia puso en cada partitura; la pasión de quien nunca escribió un solo acorde ajeno a su estado de ánimo, e inteligencia para aplicar el máximo rigor posible al acto creativo.

Artículo relacionado: Otorgan a Alfredo Diez Nieto Orden Félix Varela de Primer grado

Estudió y conoció como pocos en nuestro medio las corrientes y estilos de los compositores europeos, de Bach a Debussy, de Beethoven a Mahler, Bruckner y la segunda escuela de Viena, pero con la mente afilada y el corazón despierto optó por ser continuador de la vanguardia nacional conquistada por Roldán y Caturla.

Ello se aprecia en la mayor parte de su catálogo, que incluye tres sinfonías, y obras para solistas y diversos formatos instrumentales. Vale la pena detenerse particularmente en la pianística en un recorrido que comenzó con la serie Estampas (1938) y prolongó hasta principios de la actual centuria, cuando escribió Cimarrón, impresionado por la novela testimonio homónima de Miguel Barnet.

Su Gran sonata para piano califica como una de las más contundentes partituras que haya concebido un autor latinoamericano en todos los tiempos (referencial resultó la ejecución registrada por Leonardo Gell), aunque también habría que resaltar, en otro orden instrumental, la Sonata para violín solo, dedicada a Evelio Tieles, a quien le asiste razón al decir que «él se expresa en cubano, suena en cubano, hace suya la esencia de nuestro pueblo», y la Sonata para flauta, de su más reciente cosecha, estrenada por Niurka González.
Justo en el año 2000 terminó el Concierto no. 1 para piano, pensado para que algún día lo interpretara Jorge Luis Prats.

En estos tiempos, una faceta del maestro podría ser inspiradora: la labor desarrollada a partir de 1947 junto a Odilio Urfé en el Instituto Musical de Investigaciones Folclóricas y el

Seminario de Música Popular en la antigua iglesia de Paula, que lo llevó a liderar la Orquesta Popular de Conciertos Gonzalo Roig.
Numerosos alumnos de varias generaciones, formados por Diez Nieto, circularon mensajes de condolencia ante el deceso del maestro, en los que a la vez manifestaron gratitud y compromiso con la misión de mantener vivo su legado, concluye la crónica sobre Diez Nieto que publica el diario Granma.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar