Noticia del canal electrónico no encontrada

PiQ Montano y su futuro con otros "Toques" de legitimidad

 

0315-piqmontano.jpg

La Habana, 15 mar (ACN) Uno de los recursos estéticos que –entre muchos- ha hecho trascender al grupo Toques del Río, ha sido la voz de un joven nacido bajo el nombre de Jesús Puente, pero autenticado hace mucho en los aires musicales alternativos como PiQ Montano.

Ahora, el talentoso pinareño se alista para presentar En la Mesa del Bar, su ópera prima fuera de la aclamada banda liderada desde 2002 por Zeney Alfonso Pérez; y lo hace acudiendo a sus ganas de centrarse en un proyecto propio.

En conversación exclusiva con la ACN, el intérprete y compositor dijo que para armar el sonido del fonograma, se sintió animado por la sonoridad de Vania Borges, con ese feeling que imprime la guitarra.

Tenía la necesidad imperiosa de hacer las cosas que me nacen, a mi manera. Toques del Río se hizo, es una súper fórmula que está dando resultados. Pero cuando uno crea algo tiene su quisquilla, por decirlo de alguna manera. Así decidí hacer mi proyecto en solitario, que ya me está dando mucha satisfacción, declaró.

El álbum está compuesto por ocho temas escogidos minuciosamente, entre los que se aprecian varios géneros: bolero con feeling, reggae, R&B, rap, pop, funk y tiene, en otras palabras, un poco de todo lo que él es.

Fueron siete años trabajando con Toques del Río y poniendo el corazón en todo lo que se hacía. Allí aprendí que todos los músicos tienen que pasarla bien, hacer su aporte y sentirse identificados. Es muy triste ir a trabajar y sufrir sobre un escenario, manifestó.

Las historias que cuenta la producción discográfica son una mezcla de crónicas de amor con situaciones que pudieran pasarle a cualquiera, justamente, en la mesa del bar: El inicio de algo, aprovechar cada minuto, pasarse de tragos por algún motivo afectivo, o extrañar a alguien.

En la mesa del bar puedes decirlo todo. Es como un lugar mágico donde se dan una serie de historias de amor. No creo que pudiera tener otro nombre este álbum, agregó entre risas.

Música del alma para el corazón, como PiQ define su estética, se basa mucho en lo romántico que puede llegar a ser el abanico de géneros abordados.

Según afirma: "Me gusta mucho el cambio de colores, de géneros y ritmos, pero me gusta que la canción, aunque tenga cierta picardía, respete al público. Pretendo ser feliz con lo que hago y que los demás se sientan identificados, que sonrían y se sientan bien”.

Influenciado en sus inicios por el universo hip hop, PiQ había trascendido con anterioridad en el rap, e incluso, llegó a dirigir Los Muchachitos, agrupación que alcanzó no pocos logros en Pinar del Río; y estuvo en la Batalla de los Gallos en 2008, e interactuó bastante con otros proyectos en eventos como el conocido Capital de la Moña.

Entendió la música y su voz gracias a las clases nocturnas en una institución religiosa y estudió en la Facultad ante la imposibilidad de matricular en el curso de Instructores de Arte.

Con mucha persistencia, desarrolló sus potencialidades luego de contactos muy fructíferos con el mundo del jazz; y ni siquiera su trabajo en el ferrocarril durante todo el día, le desviaron de las ganas de ser lo que construye hoy con ese otro "Toque", también legítimo y personal.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar