All for Joomla The Word of Web Design

Graziella Pogolotti evoca a Alicia Alonso en el centenario de la bailarina

0609-graziella-pogolotti.jpg

La Habana, 20 dic (ACN) Por su contribución a la cultura nacional, en el centenario de su nacimiento, Alicia permanece entre nosotros, afirma la intelectual cubana Graziella Pogolotti con motivo del aniversario de la ballerina assoluta Alicia Alonso.

En el centenario de Alicia se titula el texto de la escritora que publica hoy Juventud Rebelde, donde asegura que “El pueblo la nombra Alicia, así, simplemente, como a un familiar cercano, sin necesidad de acudir a epítetos”.

De ese modo la despidieron, hace apenas un año, saliendo a las puertas de sus casas para saludar el cortejo, en muestra de respeto y gratitud. Singular fenómeno, teniendo en cuenta que el ballet clásico es una manifestación artística confinada en todas partes en espacios minoritarios, dado el alto precio de los espectáculos y el empleo de un lenguaje expresivo sujeto a códigos de comunicación estrictos. manifiesta.

En la escena cubana subsistía tan solo el teatro vernáculo. Sin disponer de espacios propios, los teatristas empezaban a tantear otros caminos, dice y evoca que “La danza estaba por completo ausente”.

Relata que en el Ballet Theatre, Alicia se fue abriendo paso. “Empezó desde abajo. Segura de sí se preparaba en silencio para el desempeño de papeles protagónicos. Cuando llegó la oportunidad, estaba lista para el gran salto. Pudo revelar de un golpe su talento deslumbrante y su dominio técnico”.

Asegura que “Acosada por una vocación indoblegable, luchó contra la adversidad. Siguió bailando a pesar de sus retinas laceradas. Aprendió a dominar el escenario desde la penumbra de sus ojos”.

Junto a Fernando sintió el apremio de un compromiso mayor. Había que dejar siembra entre nosotros y ofrecer al pueblo la posibilidad de abrir horizontes hacia formas de creación artística que le resultarían cercanas, a la vez que incorporaba rasgos de cubanía a los códigos internacionales del ballet. En condiciones muy adversas, fundó la compañía Alicia Alonso, refiere Pogolotti.

Cuenta que llegó enero del 59 y que en Cuba, el ballet estaba dejando de ser arte de minoría. "La semilla germinó. La danza conquistó un público fervoroso y fidelísimo. Por su contribución a la cultura nacional, en el centenario de su nacimiento, Alicia permanece entre nosotros", comenta.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar