All for Joomla The Word of Web Design

Estudios Siboney, predio fértil para los Latin Grammy

0-30-estudios-siboney.jpg

Santiago de Cuba, 30 sep (ACN) Una vez más los Estudios Siboney se erigen como predio fértil para la creación musical y lo demuestra la reciente nominación de la placa “Este es nuestro Changüí”, del Changüí Guantánamo al Latin Grammy.

En los últimos años varias discografías bajo el sello Siboney consiguieron nominarse a estos premios y tres de ellas alcanzaron el galardón: “Un bolero para ti”, de Eliades Ochoa, “No quiero llanto: tributo a los compadres” y “A mí qué: tributo a los clásicos cubanos”, ambos del Septeto Santiaguero.

Con la producción de Fernando Dewar Webster y grabado por el experimentado ingeniero de sonido Máximo Espinosa Rosell, el disco contiene 11 temas y cuenta con la colaboración de Pancho Amat, Rubén Leliebre, Inocencio Heredia y Rudens Matos.

En exclusiva a la Agencia Cubana de Noticias el productor manifestó la alegría por el suceso y confesó su gusto por el changüí, al cual considera la raíz del son, género disfrutado por muchos y defendido por él y los músicos a su cargo en diversos escenarios dentro y fuera de la Isla.

Aunque este no resulta el estreno de Dewar Webster en el quehacer de la producción discográfica –ya lo hizo antes con su Septeto Santiaguero- sí deviene una oportunidad para abrir el abanico de relaciones con otros artistas, y agradeció a Heydi González, miembro del departamento de Arte y Repertorio de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (Egrem) por la confianza.

De la interacción con los músicos de la Villa del Guaso resaltó el talento, la sencillez y el dinamismo estampado en cada momento del proceso creativo, aun cuando les propuso variaciones en la selección del repertorio y la necesidad de incluir algunas sonoridades para lograr un changüí más sabroso, y ahora ostentan, como recompensa al esfuerzo, la nominación en la categoría al Mejor Álbum Tropical Tradicional.

En las manos de Espinosa Rosell colocó Fernando Dewar los destinos de “Este es nuestro Changüí”, y como antes, el grabador ofreció a Cuba y al mundo un producto de exquisita calidad musical, pese a la obsolescencia tecnológica presente en los Estudios.

Desde ahora el Changüí Guantánamo, Máximo Espinosa Rosell y Fernando Dewar Webster transitan juntos por el camino del éxito, porque la nominación en sí se vuelve premio, y los Estudios Siboney de la Egrem, con sus cuatro décadas de creado por el músico Comandante Juan Almeida Bosque, reafirma su condición de fructífero espacio para la música oriental y cubana.

Artículo relacionado:

Con Changüí Guantánamo un patrimonio cubano en los Latin Grammy (+Fotos)

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar