Noticia del canal electrónico no encontrada

Rent o las primicias de un suceso cultural en La Habana

 andy_señor_rent.jpg

Desde que el teatro cubano hizo sus primeros pininos, el musical siempre estuvo asociado a este  y radicionalmente ha sido una de las grandes atracciones para el gran público, desde los pioneros bufos de La Habana.
   Después de unos años en los que languideció, ahora se prepara una especie de renacer con el estreno de Rent, una de las comedias musicales más famosas de la meca de ese género, la neoyorquina Broadway.
  No solo podrán los cubanos disfrutar de ese espectáculo, uno de los primeros que en 1997 puso en la escena claramente personajes con orientación homosexual o bisexual, sino que simultáneamente se prepara, gratuitamente, un equipo de jóvenes talentos criollos, para poder continuar cultivando ese género desde sus personales perspectivas.
  Más de 10 directivos de Broadway, vinculados directamente con la original puesta en escena de Rent, en Nueva York, se encuentra en La Habana transfiriendo sus especiales experiencias a un grupo de 22 jóvenes artistas, prometedores pero prácticamente desconocidos.
  Patrocinan ese proyecto, que se estrenará el próximo día 24 en la Sala Tito Junco, del Complejo Cultural Bertolt Brecht, y donde permanecerá en cartelera dos meses, Nederlander Worldwide Entertainment y el Consejo Nacional de las Artes Escénicas.
  Entre los especialistas estadounidenses que transfieren sus conocimientos se encuentran Andy Señor Jr, director artístico; Manny Schwartzman, director musical; Marcus James, coreógrafo; Tom Schilling, productor, y Angela Wendt, vestuario.
  Andy, nacido en Miami de padres cubanos, considera esta oportunidad  la más importante  de su vida, a la que no concibe sin estar asociada al teatro y recuerda que siempre quiso venir a Cuba con su progenitor y al fallecer este quedó sin familia en la Isla, pero ahora en el montaje de Rent, dice que se creó una nueva de la cual sus parientes estarían muy orgullosos.
   Muy sorprendido y tremendamente feliz, cuenta que el trabajo es difícil porque los jóvenes artistas desconocen la técnica del musical de Broadway, pero que tienen mucho talento y se entregan en cuerpo y alma a las largas horas de ensayos diarios.
   Reynier Rodríguez, director artístico por la parte cubana, afirma que esto es una novísima iniciativa, valiosísima porque reciben las experiencias de un grupo de directores de Broadway, considerada una escuela de teatro musical de Nueva York, Estados Unidos.
  Destaca que con la experiencia que adquiere este grupo de 22 jóvenes, podrán desde sus capacidades individuales y respectivos talentos, contribuir a reavivar el género en Cuba con sus propias canciones, historias y movimientos.
  Para Gisela González, presidenta del Consejo de las Artes Escénicas, esta coproducción, no sólo ofrece la oportunidad de que el público cubano disfrute de un gran espectáculo, sino que también  sienta las bases para reanimar el teatro musical en la Isla, que goza de gran aceptación y desde hace años languideció.
  Sin dudas que este empeño requiere de grandes esfuerzos artísticos y materiales, pero merece la pena  porque resulta aporte invalorable para rescatar el teatro musical criollo, género que tiene asegurado un público ávido por contar en la escena nacional de nuevo con una manifestación altamente apreciada.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar