All for Joomla The Word of Web Design

La salud en Camagüey, símbolo de la Revolución(+Fotos)

 

1203-salud-camaguey.JPG

La precaria asistencia hospitalaria, el predominio de la medicina privada y de la pobreza generalizada eran el denominador común de los servicios de salud en Cuba durante la etapa neocolonial, cuando regían gobiernos de turno, lacayos de los intereses de Estados Unidos.

Ese panorama reinaba a lo largo y ancho del país, conformado mayormente por una población rural, si bien en los más recónditos y humildes parajes de la geografía nacional, disfrutar de la atención médica constituía, por generalidad, un sueño idílico para los campesinos.

Así lo recuerda Evelio Álvarez Morell, técnico de laboratorio del Hospital Pediátrico Docente Eduardo Agramonte Piña, otrora clínica Colonia Española, nacionalizada en Camagüey luego del triunfo de la Revolución en enero de 1959.

Para entonces este septuagenario era asociado de esa clínica privada, donde solo podían beneficiarse de los servicios de la institución aquellos de nacionalidad española, familias acaudaladas o quienes abonaban mensualmente una cuota como ocurría en su caso.

Al irrumpir el proceso revolucionario eran pocas las unidades sanitarias en el territorio, a esa clínica se unía, la Agramonte, exclusiva también, un hospital infantil en el antiguo convento y hospital de San Juan de Dios con limitados recursos, y el Hospital Provincial, donde hoy radica un hogar de ancianos, entre otros servicios menores.

Con unos 487 mil habitantes al triunfo de la revolución, la antigua provincia de Camagüey- que abarcaba también a la hoy Ciego de Avila y territorio de Las Tunas y Sancti Spíritus-, contaba con apenas 312 médicos. En la actualidad, sobrepasan los cinco mil galenos y más de cinco mil 800 enfermeras.

La salud en Camagüey, símbolo de la Revolución


El Hospital Universitario Manuel Ascunce Domenech se fundó al calor de los primeros tiempos revolucionarios, luego de que las obras de construcción de un hospital mayor en el antiguo territorio camagüeyano, fueran retardas durante 16 años por los gobiernos de Ramón Grau San Martín, Carlos Prío y Fulgencio Batista.

Fidel Castro inauguró el 27 de noviembre de 1959 la primera institución hospitalaria en el período post 1959, el “Amalia Simoni”, entonces antituberculoso y convertido en clínico-quirúrgico, una vez que la enfermedad fue eliminada en Cuba.

1203-salud-camaguey1.JPG

La “Agramonte” se reconstruyó y se creó el clínico –quirúrgico Octavio de la Concepción y la Pedraja, y el Pediátrico pasó a la antigua clínica de La Colonia con mayor desarrollo, nuevos servicios y un policlínico de especialidades.

Se construyó el Psiquiátrico Manuel Vallejo, se amplió y creó el Oncológico Madame Curie, y Maternidad pasó a ser el Ginecobstétrico Ana Betancourt.
Además del grupo de siete entidades hospitalarias provinciales, están los hospitales municipales clínicos quirúrgicos de Florida, Nuevitas, Guáimaro, y Santa Cruz del Sur, y en el Esmeralda- que es general- se brindan servicios de Terapia Intensiva, Ginecobstetricia, Pediatría, entre otros, para completar la asistencia de salud a nivel municipal.

El Universitario Manuel Ascunce, el mayor centro asistencial de la región camagüeyana y de algunas cercanas, cuenta con todas las especialidades médicas y los servicios provinciales de Neurocirugía, Nefrología, de Cirugía de Mínimo Acceso, y la Sala de Cardiología, además del Centro Oftalmológico, donde se tratan padecimientos como cataratas y glaucoma, y se realiza la cirugía refractiva y la oculoplastia, entre otras.

Al "Amalia Simoni", donde laboran profesionales de casi todas las ramas, se anexaron las especialidades de Medicina Física y Rehabilitación, Geriatría, Hematología y las Enfermedades Infecciosas.

Como un servicio regional, incluyendo las provincias de Ciego de Ávila y Las Tunas, destaca en el territorio la Oncopediatría y el de Neurocirugía Pediátrica, en el “Eduardo Agramonte Piña”, el de Neurocirugía en el “Manuel Ascunce Domenech”, y el de Medicina Nuclear, perteneciente al Oncológico Madame Curie.
Precisamente, en ese último centro se aplican la radioterapia superficial, la externa, y la braquiterapia de alta tasa de dosis (interna), al igual que en otros de Santiago de Cuba y La Habana.

Médicos y enfermeras de la familia, eslabón clave


A pesar del avance mostrado en 60 años de Revolución en las unidades hospitalarias, el Programa del médico y la enfermera de familia se ha erigido desde su fundación, hace más de tres décadas, como el eslabón fundamental del Sistema Nacional del sector, universal, gratuito y accesible para todos los ciudadanos.

1203-salud-camaguey2.jpg

El cuidado de los niños, madres, y los adultos mayores, la prevención y control de las enfermedades transmisibles y no transmisibles, así como también su detección precoz, forman parte del quehacer de esos profesionales dentro del nivel primario de asistencia.

Desde las más de 600 unidades de ese tipo que funcionan en el territorio agramontino, los doctores y enfermeras promueven en las comunidades el mejoramiento del estado de salud de la población cubana.

A esa infraestructura tan humanitaria que responde igualmente a servicios totalmente gratuitos, se une el resto del personal de salud de más de 30 policlínicos, 10 clínicas estomatológicas, en su mayoría en lo esos mismos centros asistenciales; así como 32 salas de rehabilitación, 27 Casas de Abuelos, cinco Hogares de Ancianos y siete maternos.

Una muestra de esos logros está, en el aumento de esperanza de vida de la población cubana entre las más altas registradas en países de alto desarrollo, en la baja tasa de mortalidad infantil desde hace años y que en Camagüey cerró en 2018 con 2,61 fallecidos por cada mil nacidos vivos, la menor cifra en su historia.

La aplicación de la Medicina Natural y Tradicional, junto a medicamentos de producción biotecnológica como el Heberprot- P, para el tratamiento de las úlceras del pie diabético, o el HeberFERON, empleado contra el cáncer de piel basocelular, refuerzan esos logros, a pesar del acrecentamiento del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos a Cuba.

Junto a esto, cientos de galenos, enfermeras y especialistas en general en la salud también han ofrecido sus servicios a otros pueblos del mundo en una labor sumamente altruista en zonas de pobreza, apartadas o afectadas por fenómenos naturales como cumplimiento sagrado del juramento de asistir a los seres humanos donde quiera que puedan necesitarlo y como un aporte solidario.

Es ese el principio que identifica a los trabajadores de salud de Cuba y del cual dan fe aquellos que en el mundo han recibido sus cuidados.

1203-salud-camaguey3.JPG

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar