Noticia del canal electrónico no encontrada

Aplausos cubanos a maestros japoneses del tambor

Concierto de Tambores Japoneses, “Ritmo de la Naturaleza”, por Eitetsu Hayashi y su Grupo, en el Teatro Mella, en La Habana, el 15 de octubre de 2015. AIN FOTO/Marcelino VAZQUEZ HERNANDEZ

La Habana, 16 oct (AIN) Ovaciones repetidas premiaron la ejecución de cada uno de los siete números con que Eitetsu Hayashi, virtuoso del tambor tradicional de Japón –wadaiko-, agasajó a los asistentes a la gala de celebración por los cuatro siglos de amistad entre Cuba y esa nación asiática.
   Junto a cuatro de sus mejores estudiantes: Shuichiro Ueda, Mikita Hase, Makoto Tashiro y Tasuku Tsuji, quienes conforman el grupo Fu Un; Hayashi contagió a los cientos de personas que llenaron el teatro Mella en la noche de este miércoles 15, con la energía y el espíritu puramente japonés de este instrumento.
   Concierto de Tambores Japoneses, “Ritmo de la Naturaleza”, por Eitetsu Hayashi y su Grupo, en el Teatro Mella, en La Habana, el 15 de octubre de 2015. AIN FOTO/Marcelino VAZQUEZ HERNANDEZEl Maestro, considerado un Tesoro Cultural en su país, brilló con un carisma que derribó barreras idiomáticas y una destreza admirable a sus 62 años, en la ejecución de piezas con nombres tan poéticos como Los tres bailes y La fertilidad del mar, este último inspirado en las islas y cómo los hombres las conectan con tradiciones y conocimientos.
  Estoy muy feliz de estar aquí pro primera vez, festejando los 400 años de la llegada del samurái Hasekura Tsunenaga a Cuba, dijo Hayashi en español.
   Agregó que ha tratado de respetar siglos de antigüedad en la técnica del wadaiko y al mismo tiempo crear un estilo que lo acerque más a la contemporaneidad, a los tiempos actuales.
   Japón ha cambiado, y creo que mi manera de tocar gusta porque me he adaptado a los nuevos tiempos, aseguró.
   Concierto de Tambores Japoneses, “Ritmo de la Naturaleza”, por Eitetsu Hayashi y su Grupo, en el Teatro Mella, en La Habana, el 15 de octubre de 2015. AIN FOTO/Marcelino VAZQUEZ HERNANDEZQuienes no hayan tenido la oportunidad de presenciar este espectáculo –seguramente uno de los mejores del año- podrán todavía llegarse, mañana viernes 17, al Cine Teatro Miramar para disfrutar de la sincronía y la belleza casi marcial de estos números, obras de arte cada uno.
   Eitetsu Hayashi nació en un templo de la prefectura de Hiroshima en 1952 y, según sus propias palabras la inspiración le vino de la música de Los Beatles.
  En 1970 se sumó al peculiar grupo Sado-Ondekoza, ejecutantes del tambor con un estilo de vida comunal de tipo culto, un riguroso entrenamiento físico y creatividad.
  Es famoso por experimentar y abrir el horizonte del wadaiko, al tocar con la Orquesta Sinfónica de Boston bajo la batuta de Ozawa Seiji, en 1975, para luego colaborar con grupos de rock, jazz, ritmos modernos y folclóricos.     

 

 

 

 

 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar