All for Joomla The Word of Web Design

La Habana teatral: tablas acariciadas por el privilegio

 

festival-teatro-habana-2015.jpg

La Habana, 27 oct (AIN) Casi a medio camino entre el primer llamado a escena  y cierre final de cortinas,  amen de alguna pifia ruda, los componedores del XVI Festival de Teatro de La Habana, deben sentirse exultantes.

   Haberes son abrir con el Charenton del treintañero Teatro Buendía que fue un conjuro excelente; tener en vivo y directo, a todo color, algunas de las vacas sagradas mundiales o dinamitar –pasacalle dominical mediante- la barrera arte-pueblo.

  Añádase a la lista, contar en vitrina  particular con algunas perlas propias y otras importadas, lo cual clasifica con las aspiraciones de estar en la elite escénica planetaria.

  Sería aconsejable para el público general, desatender olímpicamente, cierta crítica, gay de postín, creída de verdades absolutas, en estado terminal de enfermedades egocéntricas y parcialista que propone como imprescindibles discutible obra personal  y de sus socios.

  Basta tener solo en tarima propia, joyas como el ya mencionado Buendía, a Rosario Cárdenas y sus bailarines, unos momentos en un mínimo paño del Malecón, teatro infantil diversísimo y original, amen de empeñados en  exaltar a un único grupo que le monta su personal paritorio, con fórceps, cesárea o al natural.

  Es un lujo local también  exhibir, por culpa de un Carlos Díaz renegado de su habitual estética, a un Harry Potter en El Trianón –dicen que en working progress como está  ahora mismo en  moda-, tirando a integralidad rotunda y en clave del mejor choteo criollísimo, existencialista y filosófico.

  A eso, disculpando necesarias brevedades, debido a cancerberos implacables, del rancio estilo noticioso y a falencias humanas e intelectuales de todo aquel que se aventura a juzgar, la canasta teatral habanera tiene ahora más frutos jugosos que desechables.

  Para más gozo, vinieron luminarias de afuera:los cantantes histriones de Broadway, banda sonora incluida de 60 años acá con exquisita propuesta de los mejores temas pop rock de grandes musicales por casi todos conocidos, quienes cerraron sus conciertos, invitando a escena  al bisoño  elenco criollito de Rent.

   A ello sume, tener acá a Baal, el más rompedor Bertolt Brecht, pastoreado por histriones sanpeterburgueses de buena casta; los alemanes del She She Pop, depredadores de atenciones, y en el  Copa Room del  Riviera, a deliciosas, irreverentes, atípicas y desbocadas comediantes australianas.

  Por estos días,  quienes aman al teatro, quisieran ser divinos a cualquier costo, para tener el don de la ubicuidad y  no perder nada de lo apreciable que se propone; inalcanzable utopía, exasperante y eterna,  de la inerme condición humana.

  Para dejar sabores de mieles en paladar epicúreo; cerradas las cortinas, La Lauten, en complicidad alevosa con Eduardo Manet, Raquel Carrió  y sus acólitos del Buendía, tienen una carta bajo la manga.

  Regalarán a manos llenas, en la vieja iglesia en ruinas de Loma y 39, las intimidades de una santa monja, en éxtasis, aunque le birlan y sacan del armario  486 cartas de su epistolario personal, atesoradas con celos.    

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar