Noticia del canal electrónico no encontradaInvalid or Broken rss link.

Todos juntos podemos hacer más

Miguel Díaz-Canel Bermúdez, este jueves el diálogo con pobladores de la comunidad La Parra


La Habana, 2 dic (ACN) CUMANAYAGUA, Cienfuegos.- «¿Se vacunaron? ¿Y los niños, se vacunaron también, empezaron la escuela? ¿Les han explicado sobre las acciones que aquí se desarrollan?». Así inició el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, este jueves el diálogo con pobladores de la comunidad La Parra, alejada unos 12 kilómetros de la cabecera municipal de Cumanayagua.

«Vamos a hablar un poquito», los invitó el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba tras escuchar las respuestas de los vecinos, todas afirmativas. Allí, como en otros barrios cubanos —la mayoría de ellos en La Habana—, se vive una profunda transformación en función de los principales problemas identificados por los propios pobladores. Apreciar esos cambios —explicó el Jefe de Estado— es uno de los dos objetivos de este recorrido; el otro es visitar los polos productivos de alimentos.

«Participar y hacer juntos es la clave», destacó Díaz-Canel, y a esa manera de actuar convocó a todos, porque lo peor, insistió, “es no hacer nada, por pocos recursos que tengamos, siempre se pueden resolver poco a poco los problemas si trabajamos todos juntos y de manera coordinada”.

Y de manera coordinada, supo el Presidente, se ha ido dando respuesta a los principales planteamientos de la población, asociados al mal estado de los viales de acceso, el abastecimiento de los productos agropecuarios, así como el deterioro de las redes hidráulicas y de la carpintería de los edificios multifamiliares.

Es la mejor manera, consideró, para emplear los recursos de que disponemos e ir dando solución a los principales problemas, que tienen que ser definidos, en primer lugar, por la población afectada. Les habló entonces del necesario control popular que se debe ejercer en la calidad de las obras, para que “todo salga bien y no se malgasten los pocos recursos que tenemos”.

«Si lo hacemos así, poco a poco vamos a ir devolviendo el esplendor de la comunidad con el esfuerzo de todos», insistió al pueblo. Ninguno de nosotros solo, subrayó, puede más que todos juntos, y de esa manera, aunque haya bloqueo, con el esfuerzo, la participación y el talento de los cubanos, vamos a resolver los problemas.

Unas 400 personas viven en La Parra, una comunidad pecuaria fundada en el año 1973 por idea del Comandante en Jefe. Ocho edificios se construyeron entonces en medio de un entorno de naturaleza exuberante, donde también nacieron una escuela y otros servicios comunitarios que por estos días se amplían o rehabilitan.

Y porque de escuchar al pueblo surgen las líneas de trabajo en la comunidad, uno de los nuevos servicios responde a un viejo anhelo del barrio: la farmacia comunitaria. Desde este jueves la población puede adquirir allí los medicamentos, sin necesidad de trasladarse más de 12 kilómetros para ello. «La población aquí está muy envejecida, y tener estar farmacia ahora es la gloria», dijo alguien entre la multitud y muchos aplaudieron.

Lea más:

En la farmacia estuvo Díaz-Canel, acompañado por el miembro del Buró Político y secretario de Organización y Política de Cuadros, Roberto Morales Ojeda; el viceprimer ministro y titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández; y el Héroe de la República de Cuba y coordinador nacional de los Comités de Defensa de la Revolución, Gerardo Hernández Nordelo. Junto a ellos recorrió además lugares como la bodega; el consultorio del médico y la enfermera de la familia —remozado y ampliado por estos días—; y la biblioteca pública, un espacio que ha logrado colarse en los hogares de la comunidad y motivar la lectura.

Habló entonces de mantener el trabajo realizado para que la obra perdure; de hacer juntos un mejor Gobierno y potenciar el concepto de Poder Popular idea de Fidel; de lograr sostenibilidad en los indicadores epidemiológicos de la provincia, que este jueves había amanecido sin nuevos casos positivos a la COVID-19; y de retomar con calidad las clases presenciales.

Veinticuatro alumnos —de preescolar a sexto grado—, tiene la escuela primaria Osvaldo Fuentes Díaz, a donde también llegó el Jefe de Estado como parte de su recorrido. Allí compartió con estudiantes, padres y maestros el momento en que dos pequeñas de primer grado recibían su pañoleta azul.

Este jueves en Cienfuegos, el Presidente cubano visitó, además, el Polo Productivo perteneciente a la Empresa Cítricos Arimao, donde se ha puesto a producir cada pedacito de tierra y las 1 104 hectáreas recuperadas del marabú tienen resultados de excelencia.

Según explicó Raudel Rubio Rodríguez, director general de la Empresa, han logrado una amplia variedad de cultivos como plátano, yuca, boniato, malanga, calabaza, piña, limón, naranja y otros. Nuestro propósito —dijo— es no desaprovechar ningún espacio y lograr los mejores rendimientos.

«Este es un proyecto de victoria, que demuestra resistencia y creatividad», destacó Díaz-Canel al conocer que el desarrollo del Polo inició en junio de 2019 y se ha mantenido a pesar del difícil escenario vivido por el país desde entonces.

Así es como queremos que lleguen a ser las empresas, comentó tras apreciar cómo han sembrado toda la tierra. Esta experiencia de Cienfuegos —valoró— demuestra que es posible aprovechar las bondades que ofrecen el policultivo y la siembra intercalada para obtener mayores beneficios; esta experiencia demuestra que tenemos muchas potencialidades aún sin emplear para incrementar la producción de alimentos en el país.

Hacer un mejor uso de la tierra es el reto: en manos de nuestros productores está el poder superarlo.

 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar