Su gente, esa es el alma de Centro Habana

 1510-marrero.jpg

La Habana, 15 oct(ACN) «Ponerle más espiritualidad, cariño y amor a todo lo que hacemos»,«llegar a todas las personas de los barrios»,«tocar el alma de la gente que vive en Centro Habana», es esto lo que necesitamos para darle sostenibilidad a lo que hoy se hace aquí, aseveró el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, en recorrido y encuentro con pobladores y autoridades locales.

El miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista dedicó la mañana de este viernes a comprobar e intercambiar «in situ» sobre la implementación de los programas de atención al territorio que impulsa la dirección del país.

Visitó el Proyecto social comunitario Cabildo Quisicuaba y evaluó la marcha y los resultados del Programa de transformación integral en los consejos populares Los Sitios y Dragones.

Leer más:

Conoció también de las acciones que se desarrollan como parte de la iniciativa Hacia un ecosistema integral de desarrollo inclusivo y sostenible en Centro Habana, y la Propuesta de intervención constructiva en edificaciones del Malecón tradicional, que va desde el Castillo de La Punta al Parque Maceo.

Con un área de 3,42 kilómetros cuadrados (km2), que lo hace ser el municipio más pequeño de la capital, en Centro Habana residen de forma oficial 140 233 personas, para una densidad poblacional de 41 004 personas por km2, lo que la convierte en la jurisdicción más densamente poblada de Cuba.

Los Sitios y Dragones son dos de los seis consejos populares del territorio. El Programa de transformación integral que en ellos se ejecuta ha permitido realizar en muy pocas semanas, unas 450 acciones constructivas por parte de las entidades que allí intervienen y más de 3 400 acciones sociales.

Las labores hasta ahora realizadas han beneficiado viviendas, viales, instalaciones de salud, educación, cultura, deporte, comercios e infraestructuras hidráulicas, entre otras. No obstante, en la vivienda, que es el problema fundamental en estos dos consejos populares (y en todo el municipio), se avanza muy poco, criticó Marrero Cruz.

En la solución de la cuestión habitacional —explicó— inciden dificultades reales, la limitación de recursos, pero también hay falta de iniciativa, el buscar respuestas alternativas. Tenemos que hacer las cosas diferentes, señaló.

El principal problema de las viviendas de Centro Habana —observó— es el techo, las filtraciones, entonces lo primero es trabajar por eliminarlas —que la gente no se moje—; lo otro son los residuales y el acueducto —que las personas no sigan caminando sobre los albañales y tengan agua potable—, y como aquí los edificios son de puntal alto, también puede favorecerse la construcción de entrepisos (barbacoas).

Si logramos resolver esos asuntos, las personas pasarían de una situación habitacional precaria a tener una vivienda digna en el mismo espacio, señaló el Premier, que con formación de arquitecto había sostenido rato antes una distendida conversación con una señora de una ciudadela (cuartería) que lo invitó a entrar a su casa, más que «para dar quejas», para agradecerle su visita al barrio y lo que se está haciendo para mejorar la calidad de vida de cubanas y cubanos en todos los sentidos.

En el ámbito social, las acciones en los consejos populares Los Sitios y Dragones incluyen la entrega de la libreta de abastecimiento a cerca de 400 núcleos familiares, legalización de viviendas, oferta de empleos a más de 300 personas, la asignación de más de medio centenar de matrículas en círculos infantiles, la atención a 132 madres con tres hijos o más, y prestaciones económicas a 735 personas en situación de vulnerabilidad, entre otras protecciones.

La transformación de los barrios es un programa que llegó para quedarse, pero su sostenibilidad solo será garantizada por la participación e iniciativa de quienes viven en ellos, reflexionó más adelante el Primer Ministro.

Llamó a fortalecer los liderazgos naturales en los barrios, y expandirlos, a partir del fortalecimiento de las estructuras de las organizaciones de masas y sociales que actúan en ellos, como los CDR, la FMC, la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC), así como el trabajo que realizan las delegadas y delegados de circunscripción del Poder Popular.

«No se trata solo de acciones constructivas, físicas; la principal “inversión” tiene que ser en el corazón de la gente, en el alma del barrio», sentenció el Primer Ministro.
En el intercambio con autoridades gubernativas y políticas de Centro Habana, también estuvieron Reinaldo García Zapata, gobernador de La Habana; René Mesa Villafaña, ministro de la Construcción, y Nancy Acosta Hernández, jefa de la Oficina de Atención a los Órganos Locales del Poder Popular.

EN QUISICUABA

Una viñeta al trazo de una palma real, la bandera cubana y en el centro una apropiación muy suya del rostro de José Martí, pintó el Primer Ministro en el libro de visitantes de la asociación religiosa Quisicuaba.

¡Es que aquí se siente tanta cubanía!, les dijo mientras escribía una dedicatoria donde agradeció la entrega de un proyecto social comunitario ejemplar, ecuménico, esencialmente humanista, que es liderado por el Doctor en Ciencias Enrique Alemán Gutiérrez.

Marrero Cruz llegó a las instalaciones del Cabildo Quisicuaba, en la barriada de Los Sitios, este viernes. Ya habían sido visitadas por el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y luego por el Vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa.

El Primer Ministro conoció sobre el patrimonio que alberga la Casa Museo de la institución, centro fundacional de la Asociación Espiritista Quisicuaba(1939), que promulga la práctica del ecumenismo religioso dentro de los espiritistas y otras denominaciones, y preserva el legado de sus ancestros como patrimonio de la identidad nacional.

También dio seguimiento a los proyectos que se desarrollan allí y a los que presta especial atención Díaz-Canel.Se le informó sobre la ampliación de la cocina-comedor del centro, que como proyecto de asistencia social a grupos vulnerables brinda alimentación gratuita (desayuno, merienda, almuerzo y comida) a más de 2 000 personas.

Tras la ampliación —en realidad un nuevo edificio—el Cabildo Quisicuaba ofertará el mismo servicio a más de 3 000 personas, al asumir los comensales del Sistema de Atención a la Familia (SAF) de todo el municipio de Centro Habana, y manteniendo la entrega a domicilio de la alimentación a una parte de los beneficiarios, práctica acentuada por la pandemia de la COVID-19 que ahora se multiplica y que cuenta con la colaboración de un equipo de bicitaxistas de la comarca.

En colaboración por más de 20 años con el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), el comedor social de Quisicuaba atiende a adultos mayores y personas en la condición de habitantes de calle, entre otros grupos vulnerables.

El Primer Ministro evaluó el avance de la iniciativa para el establecimiento, en una antigua escuela secundaria básica en el campo (ESBEC) de San Antonio de los Baños, del Campamento agropecuario integral del Cabildo, que con capacidad para más de 700 personas permitirá lograr la sostenibilidad alimentaria del comedor social y contribuir a la reinserción social y la atención a personas vulnerables.

La rehabilitación de la edificación, deteriorada por el tiempo y el desuso, se financiará con fondos de la Contribución Territorial del municipio de Centro Habana; tiene como inversionista al Cabildo Quisicuaba; el proyectista es el Arquitecto de la comunidad; y el constructor será la cooperativa no agropecuaria (CNA) habanera Arconst.

El Doctor en Ciencias Enrique Alemán Gutiérrez explicó al Primer Ministro que en el campamento Un proyecto de vida —así se llamará—, vivirá una parte de los beneficiarios (entre ellos personas que están en libertad condicional —controladas), que se dedicará a producir los alimentos agrícolas y atender el ganado menor.

Como centro de vida asistida, también abrigará a personas que no pueden trabajar pero necesitan de seguridad social, como ciudadanas y ciudadanos habitantes de calle o en condición de impedidos físicos.

«Este es un proyecto muy integral, funcionará y funcionará bien, y habrá que replicarlo», sentenció Marrero Cruz.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar