A 151 años de la presencia de José Martí en El Abra

1013-El-Abra.jpg

Nueva Gerona, 13 oct (ACN) El 13 de octubre de 1870 -a bordo de la calesa de la familia y junto a su custodio- llegó José Martí (1853-1895) a la Finca El Abra de la entonces Isla de Pinos, con el dolor a cuesta de los rigores del presidio político y la vehemencia de quien un año antes esbozara sus ideales patrios en el poema Abdala.

Hace 151 años de aquel suceso y todavía es una incógnita para investigadores: a bordo de cuál embarcación arribó a la otrora isla carcelaria, el río por donde navegó, la hora precisa del desembarco y su primer desayuno en la propiedad de la familia del ingeniero militar español José María Sardá.

Para muchos estudiosos de la vida y obra de Martí, como el profesor Julio César Sánchez Guerra, es una verdad contundente que aquí se salvó cuando la matriarca Trinidad Valdés durante 65 días veló por la quebrantada salud del mozalbete, atendió con esmero sus ojos dañados por la cal y curó las llagas de su cuerpo.

Recordar la presencia en tierra pinera de quien devino Apóstol de Cuba es afianzar la importante contribución de una familia local a la historia y cultura de la Patria, sobre todo cuando en el país se celebra la jornada de la cultura cubana, del 10 al 20 de octubre.

Lea aquí: Por el sesquicentenario de la presencia de José Martí en El Abra

El actual museo Finca El Abra se encuentra a casi dos kilómetros de la ciudad de Nueva Gerona, allí aún se conservan la carta que en agradecimiento envió Martí desde España a la esposa de ingeniero militar José María Sardá, junto a un crucifijo y una foto, en la cual testifica: "Trina, solo siento haberla conocido a usted, por la tristeza de tener que separarme tan pronto".

El 13 de octubre adquiere mayor relevancia para la historia local y nacional, porque 83 años después, varios de los jóvenes que juraron no dejar morir al Maestro en el año del centenario de su natalicio, también fueron confinados en esta isla, por revelarse contra los males de su tiempo al asaltar los cuarteles Guillermo Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar