Prevenir, acción primera para disminuir los contagios en embarazadas y puérperas

1108-grupo-temporal.jpg

La Habana, 10 ago(ACN) Ninguna embarazada murió en Cuba como consecuencia de la COVID-19 en el 2020; solo una llegó a la condición de grave; y se produjeron 110 contagios en total. Lamentablemente, en lo que ha transcurrido del presente año ya suman 4 536 gestantes y puérperas diagnosticadas con el virus; 320 han ingresado en las unidades de cuidados intensivos; y han fallecido 35.

Las cifras no solo preocupan, sino que además ocupan a quienes están responsabilizados en el país con la salud y la vida de las gestantes, puérperas y sus bebés.

De ahí que este martes, durante un nuevo encuentro de trabajo del Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, con científicos y expertos que participan en el enfrentamiento al SARS-CoV-2, se analizara detalladamente cómo ha sido en el país el comportamiento de la enfermedad en este grupo poblacional. En el encuentro, como es habitual, también participó el miembro del Buró Político y Primer Ministro Manuel Marrero Cruz.

Según refirió Noemí Cauza Palma, jefa nacional del Programa de Atención Materno Infantil (PAMI), estudios realizados en todos estos meses demuestran que constituyen factores de riesgo la edad materna por encima de los 30 años, una edad gestacional superior a las 26 semanas, la obesidad, la hipertensión arterial y la diabetes.

Estar embarazada —explicó— aumenta los riesgos de complicaciones por la COVID-19, pues existen condiciones que tienen de por sí las embarazadas que las hacen más vulnerables. Entre ellos refirió, en primer lugar su inmunología, la cual está muy comprometida de manera general. Además, dijo, el aparato respiratorio sufre transformaciones, sobre todo al término del embarazo, momento en que el crecimiento del útero desplaza al diafragma hacia arriba.

A partir de una rápida comparación del comportamiento de la enfermedad entre el 2020 y el 2021, la Jefa Nacional del PAMI llamó la atención sobre el hecho de que, con relación a la morbilidad, durante el 2020 hubo provincias que no reportaron el contagio de ninguna embarazada, como es el caso de Mayabeque, Cienfuegos y Granma.

No obstante, en el presente año se han diagnosticado pacientes en todo el territorio nacional, siendo La Habana (1 425), Matanzas (719), Santiago de Cuba (468), y Guantánamo (221), los de mayores cifras.

Las 320 gestantes que han ingresado en los servicios de atención al grave, particularizó, representan el 7,1 % de todas las que han enfermado. Las mayores incidencias se registran en Ciego de Ávila (13,4%), Guantánamo (10,1%) y Camagüey (9,4%).

Asociado a ello, comentó que según los estudios realizados la supervivencia de maternas graves y críticas en las unidades de cuidados intensivos de manera general en el país es del 89,1%. Particularmente las provincias de Pinar del Río, Sancti Spíritus, Las Tunas, Holguín y Granma, logran un 100% de supervivencia.

Recordó, además, que la primera gestante falleció el pasado mes de abril, lo cual coincidió con la detección de la cepa Delta en el territorio nacional. En julio, tristemente la cifra ascendió a 23, y en agosto ya se han producido 6 defunciones.

De acuerdo con la información ofrecida por Cauza Palma, las tasas más altas de mortalidad se manifiestan en Matanzas, Ciego de Ávila, Guantánamo y Mayabeque, lo cual está estrechamente relacionado con la circulación de la cepa Delta en esos territorios.

Al presentar una caracterización clínica de las gestantes y puérperas que han fallecido, especificó que el 97% de las estudiadas tenían más de 26 semanas de gestación; la edad oscilaba entre los 20 y 38 años; el 34% padecían comorbilidades asociadas como asma bronquial, epilepsia, sicklemia y Lupus Eritematoso; y el 37% murió con troboembolismo pulmonar.

Como parte de las acciones que se implementan para proteger a este grupo poblacional de elevado riesgo, la Jefa Nacional del PAMI detalló que la vacunación en las embarazadas marcha bien y el proceso ha sido acogido con satisfacción, tanto por las gestantes como sus familias. Al 89,1% del universo a vacunar se le ha administrado ya la primera dosis, aseguró.

Subrayó, además, el fortalecimiento de otras medidas, encaminadas sobre todo a defender siempre que la prevención es lo más importante.

Como parte del reforzamiento a la atención prenatal, se decidió ingresar en hogares maternos a todas las gestantes que, con 26 semanas de embarazo, presenten factores de riesgo; no permitir el ingreso domiciliario de ningún paciente sospechoso o positivo de bajo riesgo si en el hogar conviven gestantes o puérperas; y emplear el Nasalferón en gestantes o puérperas una vez que sean declaradas contactos de casos positivos.

Justamente sobre vulnerabilidades y sus consecuencias, tanto para la madre como para el bebé, comentó ampliamente el doctor Danilo Nápoles Méndez, asesor del Programa de Atención Materno Infantil. Los elementos ofrecidos, aunque tal vez pudieran resultar demasiado técnicos a algunos, resultan imprescindibles para comprender el porqué este grupo poblacional es de elevado riesgo.

Con la COVID-19 —dijo— todos hemos tenido que aprender, y una de las tareas más difíciles ha sido con las gestantes. Es un trabajo sumamente complejo, y aun con los resultados obtenidos y los esfuerzos que se han hecho no nos sentimos satisfechos, aseveró.

Recordó entonces cómo el 37% de la mortalidad en este grupo poblacional está relacionada con tromboembolismo pulmonar, lo cual está asociado de manera básica con el aumento paulatino, hacia el tercer trimestre de embarazo, de todos los factores de la coagulación.

Durante toda la gestación, esclareció, la mujer se mantiene dando oxigeno y nutrientes al feto, lo cual significa que este, “constantemente está haciendo un aprovisionamiento de oxigeno de la madre”, sin tener en cuenta en qué condiciones ella se encuentra.

Por tanto, si la embarazada presenta una insuficiencia respiratoria, se está agravando de manera permanente y ella desconoce ese concepto; por biología su organismo está preparado para seguir dotando a ese niño del oxigeno que requiere, aun en condiciones muy difíciles. El agravamiento, de cierta manera, pudiera resultar entonces permanente, de

ahí no solo el incremento de pacientes graves, sino también de los partos prematuros en madres contagiadas.

Es un escenario que, ciertamente, obliga a la reflexión, al incremento de la responsabilidad, al cumplimiento de cada una de las medidas epidemiológicas diseñadas para minimizar los contagios, sobre todo en el hogar, donde tanto podemos hacer para proteger a los más vulnerables.

Acerca de alertas y pronósticos comentó también durante el encuentro Raúl Guinovart Díaz, decano de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana, quien detalló que en las provincias de Pinar del Río Cienfuegos, Mayabeque, Ciego de Ávila y Santiago de Cuba se manifiesta una aceleración en el crecimiento de casos, mientras que en Matanzas, La Habana y Guantánamo la aparición de nuevos casos se ralentizan.

Si se detuviera el proceso de vacunación iniciado en el país —consideró— la aceleración se incrementaría, indicando un crecimiento más rápido de casos confirmados.
Por otra parte, precisó que a corto plazo se prevé que continúen siendo elevados los contagios diarios, con cifras por encima de los 7 500 casos. De acuerdo con los pronósticos,

dijo, se espera que a finales de septiembre comiencen a disminuir los nuevos enfermos y casos activos.

Y para hacer con oportunidad, encauzar decisiones y resguardar a nuestra población, desde el Grupo Temporal de trabajo para la prevención y control del nuevo coronavirus, en la tarde de este martes también se evaluó minuciosamente el escenario epidemiológico del país, que sigue siendo muy complejo.

Encabezado por el Presidente de la República y dirigido por el Primer Ministro, durante el intercambio con las máximas autoridades de todas las provincias y el municipio especial de Isla de la Juventud, se comentó de manera particular sobre la sostenida transmisión extra domiciliaria que se constata en la mayoría de los territorios; el descenso de contagios que se ha logrado en la provincia de Matanzas; así como otros asuntos imprescindibles para lograr el éxito en esta batalla permanente que sostiene Cuba por la vida.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar