Ofrendas florales de Raúl y Díaz-Canel en último adiós a integrante de milicia campesina

0708-malagones3.jpg

Viñales, Pinar del Río, 7 ago (ACN) Ofrendas florales del General de Ejército Raúl Castro Ruz y del Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, acompañaron hoy la despedida a Juan Quintín Paz Camacho, último integrante de la milicia campesina bautizada como Los Malagones.

Cumpliendo los protocolos sanitarios una representación del pueblo de la comunidad El Moncada, familiares, amigos, autoridades del Partido y el gobierno en la provincia y representantes de organizaciones de masas acudieron a dar su adiós en el Memorial que resguarda los restos mortales de Leandro Rodríguez Malagón y sus compañeros de lucha.

La pertinaz lluvia no impidió los honores militares y el homenaje a quien con solo 21 años participó en la captura del ex cabo Luis Lara Crespo, autor de una veintena de asesinatos y prófugo de la justicia revolucionaria; e integró la patrulla considerada la génesis de las Milicias Nacionales Revolucionarias en el país.

Julio César Rodríguez Pimentel, primer secretario del PCC en Pinar del Río, resaltó la ejemplar trayectoria revolucionaria de Juanito- como le decían-, “siempre con la Revolución en el corazón para vivir y morir por ella; de esa manera educó a su familia y con insistencia pedía que así fueran educados también todos sus descendientes”.

0708-honras-malagones3.jpg

Destacó que Los Malagones constituyen un bastión que inspira a las actuales y futuras generaciones a continuar por el camino de la victoria, fieles a esos milicianos.

“Si ustedes triunfan, habrá milicias en Cuba", fue la exhortación de Fidel Castro Ruz durante el encuentro en la caverna de Santo Tomás, para que los campesinos enfrentaran a quien era conocido por sembrar el terror en esa zona de la geografía pinareña.

Y Juanito, el más joven de los 12 campesinos, estuvo presente junto a sus compañeros el 26 de octubre de 1959 en el acto de masas en el que Fidel proclamó la creación de las Milicias Nacionales Revolucionarias.

0708-honras-malagones.jpg

Finalizada la primera misión se incorporó a una unidad de lucha contra bandidos en la cual se desempeñó como jefe de operaciones hasta el año 1965 y alcanzó los grados de Mayor de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Pero sin dudas, también será recordado por su entrega al trabajo, dignidad, sencillez, jovialidad.

Sentiremos añoranza al no presenciarlo todos los días con ese honroso uniforme de milicias que lo distinguía y nostalgia de rostro firme y alegre. Extrañaremos sus anécdotas jocosas, pero no nos faltará su ejemplo de cubano comprometido con su pueblo, con Fidel y con Raúl para ser cada día mejores revolucionarios y milicianos, apuntó Rodríguez Pimentel.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar