Hogar del Adulto Mayor: amor, consagración, responsabilidad

0-20-hogar-de ancianos-sancti-spiritus.jpg

Sancti Spíritus, 20 jul (ACN) En el Hogar Provincial del Adulto Mayor Ever Riverol Bernal, de esta ciudad, apenas se descansa: tras enfrentar un evento institucional que llevó al contagio con el virus del SARS-CoV-2 a 23 personas, en su inmensa mayoría ancianos del centro, velar por el cumplimiento de los protocolos, brindar amor, protegerlos, ocupan hoy el día y la noche de sus trabajadores.

Tomar su temperatura tres veces en cada jornada, chequear su tensión arterial, ajustar la alimentación a partir de evaluaciones nutricionales y controlar sus patologías de base -dígase, entre otras, la diabetes mellitus- NO son hábitos rutinarios en el hogar, por más que lo parezca; son, quizás, las mejores armas para auscultar hasta el alma de estos abuelos.

El doctor Humberto Pérez Guerra, uno de los galenos del hogar donde encuentran cobija segura unos 108 lugareños, confesó a la ACN que esta es una labor muy sacrificada; trabajar con los "abuelitos", como los llama siempre en el transcurso de la conversación, implica paciencia y es difícil, apuntó.

Pese a que es un personal joven, contamos, por ejemplo, con un equipo de enfermeros muy bien preparado, que está pendiente a sus necesidades, aseveró Pérez Guerra al tiempo que estos reporteros, bajo estrictas medidas higiénico sanitarias, le tomaban el pulso a un día en la instalación.

Lejos de amedrentarlos, el evento institucional que ya es historia sirvió para repensar las acciones adoptadas puertas adentro y para reforzar NO pocas disposiciones; fue una dura experiencia, comentan ahora varios de sus trabajadores, al temor por el posible contagio con el nuevo coronavirus hubo que anteponer la responsabilidad de cuidar a los ancianos, de brindarles seguridad.

Aunque una veintena de abuelos fueron diagnosticados con la COVID-19, ninguno falleció, y eso es muestra además de la permanente vigilancia y el control de las patologías de cada uno de ellos y del desvelo de todo el personal que, de una u otra forma, los cuidó, refirió el especialista.

Como parte de los esfuerzos de Cuba por inmunizar a su población contra el SARS-CoV-2 y, de manera especial, a los grupos más vulnerables, recientemente comenzó en el hogar espirituano la aplicación de la vacuna Abdala, un proceso que mantiene a todos muy esperanzados y que les saca la sonrisa a varios de los abuelos cuando se les pregunta por el pinchazo en el hombro.

El galeno subrayó que de manera paralela se les está administrando la Biomodulina T, otro medicamento totalmente cubano producido por el Centro Nacional de Biopreparados y que contribuye a elevar la respuesta inmune de los ancianos que permanecen en el hogar.
oas yas/gbe

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar