banner_olimpico_wide.png

Un Congreso con claridad de presente y profundas visiones de futuro

 

0319-congreso-pcc.jpg

La Habana, 19 mar (ACN) Luego de haber analizado en profundidad, durante dos días, los documentos que guiarán el debate de las comisiones de trabajo en el 8vo. Congreso del Partido Comunista de Cuba, las plenarias desarrolladas en las provincias de Pinar del Río, Sancti Spíritus, Camagüey, Las Tunas, Holguín y Santiago de Cuba sirvieron de colofón al programa previsto en esos territorios, como antesala del cónclave.

Valiosas intervenciones enriquecieron una jornada en la que se ratificó el papel dirigente del Partido y su condición de pilar ideológico indispensable, para llevar a vías de hecho los objetivos de desarrollo de la nación y el fortalecimiento del trabajo político.

Por su parte, las provincias de Villa Clara, Artemisa, Cienfuegos, Guantánamo y el municipio especial Isla de la Juventud, cumplimentaron su segunda jornada de análisis de los documentos, mientras que Matanzas y La Habana comenzaron tan importante paso.

«Estos deben ser días de análisis y de aporte de ideas que aseguren, en la etapa venidera, el cumplimiento de todos los objetivos trazados por el país, y, sobre todo, nos consoliden como nación socialista e independiente», dijo Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido en la capital, al iniciar las sesiones que se extenderán hasta el próximo sábado.

Los delegados habaneros, así como otros que por razones de trabajo se encuentran en la capital, comparten, como los del resto del país, la certeza de que las mejores estrategias nacen de la construcción colectiva.

Lea aquí: Proyectar el futuro de la nación, con la unidad como premisa

UN PARTIDO CONSCIENTE DE SU VALOR Y DE SU RESPONSABILIDAD

El Partido, como organización de vanguardia, tiene en su militancia el sostén fundamental. Perfeccionar el trabajo desde la base y lograr que cada núcleo cumpla su papel protagónico en el lugar donde esté enclavado, fueron aspectos defendidos en las diversas intervenciones de la jornada.

«Tenemos que aprovechar todas las fortalezas de este sistema de trabajo flexible, establecer prioridades en los diferentes ámbitos y atender mejor, tanto los centros como las comunidades», destacó, en Sancti Spíritus, el miembro del Secretariado del Comité Central, José Ramón Monteagudo Ruiz, quien calificó el papel del núcleo y de sus militantes como decisivo en la actualización del modelo económico cubano.

Monteagudo Ruiz afirmó que se ha ido acumulando una experiencia en la forma de atención a las bases, que ha permitido mejorar los indicadores del funcionamiento y de la vida interna de la organización política, pero es preciso perfeccionar el sistema, en aras de fortalecer el trabajo y la influencia del Partido en la sociedad.

«Lo importante –reflexionó el primer secretario del Comité Municipal del Partido en Camagüey, Daniel Fuentes Milanés– es que logremos que las organizaciones de base y los militantes sean capaces de interpretar las políticas, los lineamientos y las directrices que emanen del Congreso, y las incorporen a las formas cotidianas de actuar.

«Si cada núcleo, en cualquier actividad de la producción y los servicios, se ajusta, en su funcionamiento, a lo que está escrito en estos documentos, estoy seguro de que hará una importante contribución a la recuperación económica del país y, con ella, a una mayor satisfacción de las necesidades de la población», agregó.

En esa misma línea de pensamiento, Julio César Toledo Martín, máximo dirigente del Partido en Vertientes, sostuvo que el estilo y los métodos de trabajo de la organización deben corresponderse con el contexto histórico que vive la Patria, cuando resulta vital fortalecer y hacer más efectivos los nexos con el pueblo.

Sobre el tema en cuestión, Deivy Pérez Martín, primera secretaria del Comité Provincial en Sancti Spíritus, aseveró cómo, en un escenario tan complejo como el del año 2020, caracterizado por el recrudecimiento del bloqueo y el impacto de la pandemia, el Partido no solo mantuvo su vitalidad, sino que atendió los diferentes procesos y la actividad fundamental en cada centro.

Por su parte, Karen González Velázquez, primer secretario del Partido en el municipio cabecera de Las Tunas, destacó que, en la medida en que se eleve la preparación de los secretarios generales y se les dote de herramientas para desarrollar su trabajo político, podremos asegurar, también, que exista una militancia mejor informada y conocedora de las premisas de la nación.

Desde Santiago de Cuba, la miembro del Buró Ejecutivo del Partido en la provincia, Zaida Correa Gutiérrez, afirmó que «el momento es difícil, pero la obra de la Revolución y la confianza en ella son mucho más grandes y, como un elemento esencial, se impone mantener informado a nuestro pueblo para que, entre otros aspectos, conozca la política de cuadros y esté consciente de que la continuidad de la Revolución está sustentada en los principios defendidos por Fidel y Raúl».

CONSOLIDAR LA ECONOMÍA: EL MAYOR RETO

Lógicamente, las estrategias que impulsa el país para perfeccionar un modelo económico que cada vez se corresponda más con la justeza social que defendemos, no escaparon a la mirada de los delegados.

En Holguín, Eduardo Rivaflechas Ruiz, secretario de núcleo de la UBPC José Barserán, comentó que la tarea Ordenamiento, una vez puesta en marcha en entidades similares a aquella en la que trabaja, así como en cooperativas en general, ha revelado problemas graves, entre ellos la falta de proyección económica para pagar a la fuerza de trabajo.

«Creo que la Tarea Ordenamiento requiere de todo el acompañamiento nuestro y, sin duda, llega en el momento oportuno», aseveró.

Dania Marzán Venero, asesora jurídica de la Empresa Procesadora de Café Rolando Ayud, de Contramaestre, subrayó la autonomía concedida al sistema empresarial para elevar la eficiencia y propiciar ingresos superiores en los trabajadores, el encadenamiento productivo, y la introducción, tanto de las tecnologías de la informatización, como de la ciencia y la innovación.

«Pero todo –precisó– debe hacerse ordenadamente, con mucho control, para evitar derroches de recursos, y sin descuidar el trabajo ideológico y la capacitación de nuestros jóvenes, quienes deben estar bien claros del papel protagónico que, para seguir adelante, debemos asumir en la Tarea Ordenamiento».

Al abordar la Política Industrial y Energética, tras detenerse en el Lineamiento 192, relacionado con el desarrollo de la industria siderúrgica, Antonio Oliveros Finalé, secretario de núcleo del Partido en el Taller Minas, de la Empresa Productora de Níquel Comandante Pedro Sotto Alba, de Moa, Holguín, propuso incluir que se potencien las investigaciones sobre la producción nacional de hierro.

«En lo que respecta a este metal, hoy la siderurgia depende básicamente de chatarra, que se hace escasa a medida que pasa el tiempo, y limita la autonomía de la rama. Sin embargo, en Moa, Mayarí y otros sitios, hay reservas de hierro aún por explotar», añadió.

Julio César Rodríguez Pimentel, primer secretario de la organización en Pinar del Río, sugirió, con respecto a las inversiones, que es preciso recoger en los textos que los análisis deben ser serios, objetivos y bien fundamentados, para que se puedan ejecutar en los plazos previstos y rendir los frutos esperados, dos cuestiones que muchas veces, en la práctica, no se cumplen.

Por su parte, Isbel Hernández Rodríguez, jefe de área en la cooperativa de créditos y servicios 17 de mayo, del municipio pinareño de Consolación del Sur, advirtió que hay que darle valor legal al contrato a todos los niveles en el ámbito agropecuario, como garantía del cumplimiento de objetivos esenciales para el país, como el autoabastecimiento territorial y la sustitución de importaciones.

La tunera Yipsi Guerrero Pupo, secretaria del Comité del Partido en el central Majibacoa, afirmó que el sector azucarero tiene un peso fundamental en la economía del país, y la evaluación para su perfeccionamiento también ocupará los debates de la cita partidista; en tanto, Francisco Pol Fiz, director del central-refinería Agramonte, de Florida, Camagüey, reconoció la urgencia de resolver el déficit de caña para el abasto a los ingenios y de dar un impulso definitivo a la diversificación de las producciones, a partir del óptimo empleo de los derivados de la gramínea.

Los procesos previos al 8vo. Congreso, tan vitales como la sesión final, demuestran la valía de nuestro único Partido, la continuidad que lo fortalece, y que la vanguardia militante y el pueblo en general defienden el mismo principio: una Cuba cada vez más justa, soberana, y con plena y libre determinación.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar