MS Braemar: Dos mascarillas, una vacuna y muchos miedos después

Arribo del crucero MS Braemar al puerto de Mariel el 18 de marzo del 2020 Foto: Omara García Mederos

   La Habana, 18 mar (ACN) Me veo, un año atrás, sin mascarilla a las cuatro de la mañana esperando al crucero MS Braemar que debía divisarse a lo lejos de la bahía del Mariel. Recuerdo mirar alrededor, impaciente. A mi lado se encontraban 12 o 13 periodistas más, con las cámaras apuntando en la misma dirección.

Ponerse una mascarilla en ese momento era algo irrelevante y surrealista, en Cuba eran mínimos los casos y la Organización Mundial de la Salud recomendaba su uso solamente si estabas enfermo o en contacto con alguien que presentara síntomas respiratorios.

Ahora, mientras escribo estas líneas acomodo el nasobuco de tela sobre el quirúrgico que cubre mis labios y nariz, respiro con dificultad y recuerdo las luces, que de a poco se hacían más visibles hasta convertirse con el paso de las horas en el MS Braemar, que tras días de espera encontraba al fin refugio.

Todos estaban tensos, de la pandemia de la COVID-19 se sabía muy poco, quienes observábamos el proceder de las autoridades cubanas esperábamos con ansias cada avance y temíamos el contagio.

El grupo de personas encargados de la operación para el atraque del MS Braemar usaba trajes especiales en los que apenas podías divisar sus ojos, recuerdo las ambulancias, los protocolos estrictos, el contacto con el menor número de personas posibles, los choferes en las guaguas transportando a los cruceristas.

Tiempo después vi repetirse esa historia en los centros de aislamiento, laboratorios, hospitales y aeropuertos; hoy se hace costumbre en cada proceso y los cuidados se extreman para controlar los casos, aunque la percepción de riesgo se ha ido perdiendo.

Arribo del crucero MS Braemar al puerto de Mariel el 18 de marzo del 2020 Foto: Omara García Mederos

A veces me pregunto qué será de aquellas personas que descendieron del crucero, de algunos se tuvo noticias luego, aunque imagino que Cuba y su gente se hayan quedado para siempre en la vida de todos.

Un año después, con dos mascarillas de más en mi rostro y la experiencia de haber estado en una zona roja, me parece mentira haber vivido aquel día con incertidumbre y miedo a lo que pudiera pasar. Me conmociona aun el gesto de la Mayor de las Antillas de abrir sus puertas a lo desconocido y poner por encima de todo el valor humano.

La lucha del país contra la pandemia es ahora mucho mayor, los esfuerzos se redoblan, las horas de trabajo también, conozco de quienes no han tenido una noche tranquila de sueño desde el comienzo, de quienes han pasado la enfermedad y quienes no, del que vivió la incertidumbre de ser sospechoso.

Por momentos comienzo a perder las esperanzas, a imaginar un futuro con nasobuco permanente, sin abrazos y con distancias prolongadas, me siento tal vez como algún crucerista, vagando en el mar sin la certeza de encontrar tierra firme.

No obstante, hay noticias que me alientan, las esperanzas vuelven cuando leo una mañana que Cuba inmunizará a toda su población frente a la COVID-19 durante este año 2021, a partir de la probada eficacia de sus candidatos vacunales Soberana 02 y Abdala.

Arribo del crucero MS Braemar al puerto de Mariel el 18 de marzo del 2020 Foto:Ricardo López Hevia

Vuelve a mi mente aquel cartel, en lo alto del crucero, lo levanto en mi barco imaginario y agito con fuerzas mientras espero tocar tierra. Dentro, bajito, me grito a mí misma Te quiero Cuba y aparece de la nada la mano de aquel chofer que anunciaba que al fin, ya todo estaría bien.

 
MS Braemar en los archivos de ACN
 

Comentarios   

+1 #1 Tania Torres Peña 18-03-2021 15:10
Fueron tantos los heroes anonimos ese dia,hoy lo recordamos con mucha alegria,volveriamos a protagonizar una vez mas esa proeza,cuando se desconocia casi en su totalidad acerca de esta Enfermedad, hombres y mujeres asumimos esta gran labor.Mis felicitaciones a todos los que permitieron que fuese una operacion segura,donde nadie se contagio con el virus.
Citar

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar